ERIK FLORES | NTRZACATECAS.COM
ERIK FLORES | NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. En las actividades del decimosexto Festival Barroco de Guadalupe, María del Consuelo Maquívar Maquívar, investigadora emérita del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), impartió la conferencia El Colegio de San Luis Gonzaga y el Templo de la Purísima Concepción de Zacatecas.

Estudiosa del arte virreinal, la doctora en Historia del Arte por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) describió el origen de lo que ahora son el Templo de Santo Domingo y los museos Pedro y Rafael Coronel.

Basada en investigaciones de otros autores, se ha centrado en los retablos del Templo de Santo Domingo, lo que la ha llevado a conocer la historia de este “extraordinario” inmueble.

Maquívar Maquívar enunció que a mediados del siglo 16, España tenía mucho interés en expandir sus territorios, por lo que celebró sobremanera que los conquistadores hayan entrado a la Gran Chichimeca, por sus aguerridos pobladores, ya que, en marzo de 1548, descubrieron una veta de plata tan rica como las encontradas años atrás en el potosí peruano.

Para la investigadora, esto cambió el curso de la Nueva España, pues se engrandecía el territorio español y para la Corona se abrían nuevas perspectivas económicas.

A finales del siglo 16 había más de 300 mineros establecidos y otros mil se dedicaban a la extracción de minerales; asimismo, se construyeron templos y haciendas; a partir de estos descubrimientos, Zacatecas se constituyó en la tercera ciudad más importante de la Nueva España, después de la capital y Guadalajara.

Gracias a estos descubrimientos, añadió Consuelo Maquívar, fue necesario vigilar los caminos para proteger el traslado de los minerales tanto en la Nueva España como los que salían por Veracruz a Europa, por ello se trazó el Camino Real de Tierra Adentro.

La primera evangelización de estas tierras fue a cargo de los franciscanos, que se instalaron en lo que es ahora el Museo Rafael Coronel, y a la llegada de los jesuitas, en 1572, intentaban recuperar el territorio de evangelización y predicación perdido por estos últimos, según constataron los visitadores enviados por la Corona, a quienes les interesaba establecer un colegio en Zacatecas.

En 1616, Vicente Zaldívar y doña Ana Temiño de Bañuelos apoyaron económicamente la primera edificación; sin embargo, se tuvo que construir otro templo, acción que impulsó el padre Ignacio Calderón con el apoyo de varios seglares.

De 1746 a 1749 se levantó ese inmueble, pues se contó con muchos operarios y mucho dinero, pese a que en ese tiempo Zacatecas pasaba por una grave crisis económica; el colegio sirvió, sobre todo, para “salvar” y dar educación a los jóvenes y niños varones.

Maquívar Maquívar dio un amplio repaso por las vicisitudes y aportaciones de los jesuitas, que después de 200 años de servir a la comunidad, fueron expulsados por orden del rey Carlos III, como consecuencias de las reformas borbónicas.

Para concluir su exposición, la especialista ofreció una descripción iconográfica de los retablos del Templo de Santo Domingo, que están completos desde su creación, y aclaró que esto es lo que la movió a hacer esta investigación, que aún está inconclusa.


Los comentarios están cerrados.