PEDRO DE LEÓN MOJARRO*
PEDRO DE LEÓN MOJARRO*

A propósito del Día Mundial de la Alimentación celebrado el pasado 16 de octubre, quiero compartirles que desde hace muchos años, cada ciclo productivo del frijol, intervengo de alguna manera, intentando apoyar para que el precio de venta, del que viven aproximadamente 80 mil familias zacatecanas, sea justo y remunerativo para los productores.

En 1999 le presenté al entonces Gobernador Ricardo Monreal una gráfica, en la que le mostraba que los distintos apoyos del gobierno a los productores apenas representaban el 20% respecto de los 2 mil 500 millones, que en promedio se disputan productores e intermediarios a la hora de la comercialización.

En aquel entonces argumentábamos que si de verdad queríamos ayudar a los productores de frijol, lo hiciéramos a través de la comercialización, para lograr un precio justo que dé para pagar los costos de producción (8 mil pesos por hectárea) y quedarse con un excedente para el sustento de la familia.

Tiempo después, con el apoyo del Dip. Tomás Torres q.e.p.d., logramos el primer fondo para la comercialización del frijol, mismo que dio un extraordinario resultado para regular el precio a través del almacenamiento al arranque del periodo.

Lamentablemente por una razón u otra este fondo para la comercialización, que hasta la fecha subsiste en SAGARPA, ha sido mal aprovechado y en algunos casos se ha prestado a abusos y corrupción, tanto de intermediarios como de los funcionarios, principalmente de ASERCA.

La razón de estos abusos está en que los productores de frijol no han sido capaces de generar una organización que les permita defenderse de una intermediación distorsionada en el contubernio de intermediarios (coyotes) con algunos funcionarios públicos en perjuicio de los productores.

El domingo pasado fui invitado a asistir a la primera reunión estatal para acordar la estrategia de comercialización para el presente ciclo primavera-verano 2017, en la modalidad de temporal, mismo que después de la sequía de arranque se compuso de manera extraordinaria y ahora está amenazado por el exceso de lluvia; no cabe duda que al campesino como dice el dicho “de que no le llueve, le llovizna”.

El acuerdo más importante, en la reunión del domingo, fue fijar un precio de 17 pesos el kilo de frijol, medida completamente justa si este precio lo comparamos con el de los supermercados en donde el kilo de frijol se vende a 30 pesos en promedio.

Otro logro muy importante es que ahora hay una red de Uniones de Ejidos en la zona frijolera (Juan Aldama, Miguel Auza, Río Grande, Sombrerete, Saín Alto y Fresnillo) que se propone conducir el proceso de comercialización del frijol frente al gobierno y los intermediarios.

Como lo decía líneas arriba, año con año la disputa es del orden de los 2 mil 500 millones de pesos; con un buen precio, este recurso se queda en el bolsillo de las familias productoras, en cambio si los coyotes ganan la pelea y bajan el precio, entonces los beneficiados son 5 o 6 intermediarios, algunos incluso de otro estado.

Vale la pena entonces apoyar este esfuerzo organizativo que beneficia a muchas familias, pero no sólo a ellos; como lo hemos afirmado, si al campo le va bien al comercio le va mejor.

Ojalá y en las dependencias estatales y federales haya la sensibilidad para respetar y apoyar este esfuerzo organizativo de los productores y que al igual que en el frijol, se apoye a la comercialización del maíz y la cebada maltera que, aunque en menor proporción, también son cultivos de los que viven otra buena cantidad de familias.

 

*Presidente de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

Correo: pedro_deleonm@hotmail.com

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx


Los comentarios están cerrados.