JENNY GONZÁLEZ ARENAS
JENNY GONZÁLEZ ARENAS

Señor Gobernador:

No sabe la frustración que siento al escuchar y leer sus declaraciones, como si las demandas sociales no le representaran el mínimo interés.

Me da gusto saber que usted no tiene ningún problema, ojalá todos los zacatecanos pudiéramos decir con la misma tranquilidad y serenidad que tampoco tenemos problemas, pero no es así. Los zacatecanos tenemos un problema muy grande y desafortunadamente ese problema nos gobierna, ese problema se sienta en una silla y nos minimiza, nos ignora y no se atreve a darnos la cara.

Usted afirma que no la mató, inclusive se atrevió a afirmar que la joven de 16 años caminó por una brecha por la que no debió haber pasado, sin lugar a dudas fue culpa de ella. Qué ironía, que se exprese así, qué ironía que ahora criminalice a una víctima inocente de su omisión porque, sepa usted, las responsabilidades no son sólo de acción también lo son por omisión, y usted ha sido omiso en cumplir con su responsabilidad de gobernar, de garantizar la seguridad de todos los zacatecanos.

Le recuerdo que fue usted quien anduvo haciendo campaña y pidiendo a los zacatecanos votaran por usted, porque quería ser gobernador, así como se acercó a la sociedad a pedir el voto ahora salga a dar la cara por la inseguridad que se vive en el Estado. En campaña no le daban miedo las masas, ahora nos tacha de provocadores de odio.

No, señor gobernador, no somos la sociedad ni los universitarios los que provocamos odio, no somos las masas las que queremos politizar el asunto, para eso ustedes los políticos no necesitan ayuda. Usted no sufre la inseguridad, usted y su familia viajan en autos blindados con escoltas pagadas con nuestros impuestos. Cinthia no tenía esos privilegios, el resto de los universitarios, de los zacatecanos tampoco los tenemos, por eso vivimos con miedo, por eso clamamos justicia, porque usted tiene la certeza que su escolta dará la vida para que usted regrese sano y salvo a casa al terminar el día; Cinthia no pudo ver la luz del día porque tenía que salir antes del amanecer para poder llegar a la escuela a tiempo en busca de un futuro mejor en un Estado que no ofrece alternativas para los jóvenes, en un Estado que usted quiso gobernar, para eso nos pidió el voto y ahora se ofende con un clamor de justicia porque le tiene miedo a las multitudes.

Los universitarios, los jóvenes, los zacatecanos no estamos haciendo más que exigirle que cumpla las funciones que usted protestó cumplir, no estamos haciendo otra cosa que demandarle un clima de paz y de seguridad como usted tantas veces nos prometió.

Quiere ser parte de la solución, hágalo, así como saludó a muchos zacatecanos cuando andaba en campaña y les dijo “voten por mí”, ahora hubiera salido a saludar a estos zacatecanos para explicarles cuáles serán sus alternativas de solución.

Nada nos devolverá a Cinthia, pero ¿qué hará para evitar que otros jóvenes corran esa mala fortuna que le ocurrió a Cinthia? ¿Cuántas Cinthias más tienen que morir o ser violadas o secuestradas o víctimas de cualquier delito para que usted decida hacer algo?

Quiere dar soluciones, lo escuchamos, es más, díganos como sociedad que es lo que tenemos que hacer, pero asuma su responsabilidad, porque su falta de acción, su falta de determinación sí provocó la muerte de Cinthia.


Nuestros lectores comentan