CLAUDIO MONTES DE OCA/NTRZACATECAS.COM
CLAUDIO MONTES DE OCA/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Desde pequeña, Noemí Esmeralda Guerrero Lara soñaba con ser parte de la difícil e importante labor de los médicos en pro del bienestar humano, motivo que la llevó a estudiar medicina hasta convertirse en directora del Centro de Salud del municipio de Monte Escobedo.

“Desde pequeña era una profesión que me llamaba mucho la atención porque es una profesión muy loable. Te deja muchas satisfacciones y, gracias a Dios, en todos los momentos, en todos los lugares, siempre se necesita un médico. Entonces, siempre tienes la oportunidad de ayudar, de cambiar las cosas, la vida de alguien, y eso es muy importante”, destacó.

En el marco del Día Nacional del Médico, Noemí Esmeralda fue reconocida por su ardua labor en la entidad.

La joven, egresada de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), o como ella lo dice, orgullosamente UAZ, empezó a trabajar inmediatamente en la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ) debido a su buen desempeño.

Dentro de las experiencias más gratificantes de Esmeralda está el poder ayudar a quien lo necesita.

“La profesión de médico siempre es gratificante en todos los sentidos. Cuesta demasiado trabajo, a veces el dejar muchas cosas, el aprender a atender diferentes adversidades, diferentes situaciones, pero siempre te deja muchas satisfacciones”, comentó.

No obstante, también hay pruebas difíciles por las que ha tenido que pasar, “el estar lejos de casa, estar lejos de tu familia, no siempre se cuenta con los insumos o con los apoyos necesarios para llevar a cabo de manera ideal la profesión, pero siempre que hay disposición y siempre que hay voluntad las cosas salen bien”.

“Una de las experiencias más bonitas de mi vida fue que me tocó atender un parto fuera del hospital, no alcanzó a llegar a toco cirugía. Se alivió en la calle. Casualmente yo iba llegando al hospital temprano en la mañana, y estaba ahí la señora en su vehículo, teniendo a su bebé. Me tocó apoyarla para que el bebé naciera en condiciones óptimas”, relató.

Noemí Esmeralda consideró que nunca se van a tener las condiciones perfectas para desarrollar el trabajo, “pero siempre que haya disposición y amor a esta profesión, siempre vamos a crecer y siempre vamos a ser necesarios y a hacer una gran diferencia en la vida de las personas”, concluyó.

 

 


Los comentarios están cerrados.