LORENA GUTIÉRREZ/NTRZACATECAS.COM
LORENA GUTIÉRREZ/NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- La Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), junto a otras cuatro universidades públicas de México, solicitó al presidente Enrique Peña Nieto una ampliación urgente de presupuesto, debido al riesgo inminente de quiebra financiera.

En total se necesitan 4 mil millones de pesos para salvar a estas casas de estudios, ubicadas “en algunos de los estados más violentos y pobres del país”.

“Si no contamos con los recursos requeridos, las universidades que representamos se verán obligadas a declararse en insolvencia económica de manera inmediata”, advirtieron los rectores en una carta pública que firmaron y entregaron este jueves a la Presidencia de la República.

El documento también se envió a los congresos de la Unión y locales de las cinco entidades, así como a los gobernadores de Zacatecas, Alejandro Tello Cristerna, y los titulares del Ejecutivo de los demás estados involucrados.

Esta medida fue consensuada entre las administraciones de las universidades Michoacana de San Nicolás Hidalgo (Umich) y las autónomas de Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), del Estado de Morelos (UAEM), de Nayarit (UAN) y la UAZ, donde ayer mismo el rector Antonio Guzmán Fernández compareció ante el Sindicato del Personal Académico (SPAUAZ) por el emplazamiento a huelga que mantiene el gremio.

La crisis financiera es similar en el resto de las casas de estudio y “amenaza la viabilidad y estabilidad” de estas instituciones; de acuerdo con el documento, el principal problema es que 40 por ciento del presupuesto que se les otorga sólo sirve para hacer frente a obligaciones contractuales.

Esto se debe a que las universidades “asumieron la obligación de jubilar a sus trabajadores y, durante décadas, otorgaron una serie de prestaciones no reconocidas por la Federación ni respaldadas actualmente por los gobiernos de los estados”.

Los rectores Antonio Guzmán, de la UAZ; Medardo Serna González, de la Umich; Eduardo Bautista Martínez, de la UABJO; Jesús Vera Jiménez, de la UAEM, y Jorge Peña González, de la UAN, reprocharon que estos movimientos fueron promovidos y avalados por los gobiernos estatales, con el respaldo de los congresos locales.

Declararon que debido a los compromisos laborales, son insostenibles las actividades académicas, que incluyen investigación, difusión y extensión de servicio para la sociedad. En este punto, resaltaron la importancia de que el gobierno federal priorice la educación y evite el cierre de las casas de estudios de entidades distinguidas por el aumento de la inseguridad y la marginación de sus poblaciones.

“(Esta) situación nos haría pasar tristemente a la historia como la generación que canceló el derecho a la educación media superior y superior pública de algunos de los estados más pobres y violentos del país”, recalcaron.

Además, alertaron de que la quiebra de estas instituciones provocaría “una convulsión político social de grandes proporciones, al violentar gravemente los derechos humanos, individuales y sociales” tanto de alumnos como de docentes y otros trabajadores.

“Con profunda preocupación nos dirigimos a usted a efecto de pedir su inmediata intervención, ya que requerimos una ampliación presupuestal de manera urgente para cubrir las nóminas de más de 26 mil trabajadores, que atienden a más de 180 mil estudiantes”, especificaron en la carta enviada al primer mandatario.

Por último, los rectores reprocharon la falta de apoyo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), a cargo de Aurelio Nuño Mayer. Recordaron que las universidades que representan, asumieron las disposiciones del programa de saneamiento financiero que les propuso esta dependencia federal en enero de 2017.

Sin embargo, la Subsecretaría de Educación Superior les informó recientemente, justo al cierre de este ejercicio, que la Subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no las beneficiaría, a pesar “de haber hecho los trabajos requeridos a lo largo de varios meses”.


Nuestros lectores comentan

  1. Mejor renuncien a tantas prestaciones inmerecidas, no podemos seguir manteniendo tanto patan. No es justo que nos aumentaran el 100% para mantenerlos y sun adi no llenan.

  2. Cierto, muchos de ellos saben q lograron el trabajo x compadrasgos el retiro voluntario seria bueno, además es una empresa familiar ,familias completas trabajan ahi

  3. El problema de la UAZ tiene cuando menos 20 años, en los cuales se han saneado los adedudos de varias maneras, Nunca se ha hecho algo para equilibrar sus gastos, los trabajadores tienen prestaciones que son privilegios que la mayoría de los trabajadores no tienen, sueldos altos y muchos trabajadores que por influencias y compadrazgos sangran a la institución.
    Obviamente los trabajadores no aceptaran perder prestaciones, entonces se tendrá que pasar al despido real de los que no se requieran hasta sanear la universidad. Creo que es lo justo.