SERGIO SARMIENTO
SERGIO SARMIENTO

“Lo que recibe el PT es una miseria. Otros partidos reciben mayores recursos.”

Alberto Anaya

“Beto está preocupado”, me dice en una entrevista Jaime Rodríguez, El Bronco, gobernador de Nuevo León. “Yo lo vi en el aeropuerto hace tres o cuatro días con Andrés Manuel. Ellos no me vieron, pero yo los vi. Evidentemente, Andrés Manuel también está preocupado. No vaya a ser que estos recursos hayan ido a parar a las actividades que tiene el partido Morena y evidentemente el Partido del Trabajo, que no debiera ser, porque estos recursos son exclusivamente para la educación de estos cinco mil niños, al menos en Nuevo León.”

Beto es Alberto Anaya, el eterno presidente del Partido del Trabajo, reelecto el pasado 22 de octubre después de 22 años ininterrumpidos en el puesto. Andrés Manuel es, bueno, López Obrador.

La preocupación de Anaya es comprensible. La PGR está realizando una investigación en contra de su esposa, Guadalupe Martínez, y de otros dirigentes del partido por haber recibido depósitos de recursos que debieron haber sido destinados a varios Centros de Desarrollo Infantil de Nuevo León que el partido controla.

“La federación envía estos recursos -apunta El Bronco-. No son recursos del estado. Nosotros tenemos que transferirlos adonde la federación nos dice. Y es precisamente a una sola cuenta que tiene Lupita, la esposa de Beto. Nosotros no sabíamos que esa cuenta no debiera de ser así, porque así lo han hecho por años, y no necesariamente en este gobierno.”

Andrés Manuel ha salido en defensa de los líderes del PT. En Twitter señaló: “El candidato del PT en Edomex declinó a favor de la maestra Delfina, EPN se enfadó. Ahora persiguen a los dirigentes del PT. Los defenderemos.”

En los últimos ocho años, según Reforma, la organización Frente Popular Tierra y Libertad, vinculada al PT, ha recibido 4,062.8 millones de pesos por manejar Cendis, que son guarderías y preprimarias administradas de forma privada, pero que reciben dinero del gobierno. Los Cendis del PT han venido operando desde hace 15 años. “Siempre ellos han tenido la administración de estos centros de desarrollo, como si fuera su propio negocio -afirma El Bronco-. Porque no es nada más el recurso que el estado les da. Ellos les cobran a los niños, o a los papás de los niños, un porcentaje del salario, cuando el estado sostiene totalmente los centros de desarrollo.”

“Beto, creo que trae broncas con su esposa -dice el gobernador de Nuevo León-. Trae problemas, que finalmente deben ser por esta razón.” Pero, ahí no paran las dificultades del líder del PT, según él: “Yo atendí personalmente a Beto hace una semana porque también trae problemas acá con un terreno, porque supuestamente despojaron al dueño. Trae muchos problemas.”

El PT se precia de ser un partido de izquierda. Ha apoyado a los gobiernos autoritarios de Cuba, Venezuela y Corea del Norte. El manejo irregular de subsidios para escuelas privadas parecería una traición a su ideología, pero los partidos, supongo, son finalmente un negocio. El PT estuvo a punto de perder el suyo en las elecciones federales de 2015. Tras unos comicios adicionales para una diputación anulada en Aguascalientes, en que el PRD retiró a su candidato para apoyar al PT, éste recuperó el registro, pero pagó el favor al PRD traicionándolo y respaldando a López Obrador.

En 2018 el PT recibirá 367 millones de pesos del INE, a lo que habría que sumar lo que le den las OPLEs en los estados. Su manejo de escuelas particulares subsidiadas por el gobierno nos demuestra que las prerrogativas son sólo la punta del iceberg del negocio. Lo peor, como dice Anaya, es que el PT recibe una miseria en comparación con los demás partidos.

 

Sin prestaciones

Interesante enterarse también que el Partido de los Trabajadores no ha pagado prestaciones a sus maestros de Cendis desde hace 15 años.

 

Twitter: @SergioSarmiento


Los comentarios están cerrados.