ALBERTO CHIU
ALBERTO CHIU

A través de un interesante boletín de prensa oficial, enviado ayer por la Coordinación de Comunicación Social, el gobierno del estado nos informó que el gobernador Alejandro Tello, el secretario de Finanzas Jorge Miranda y el rector de la UAZ, Antonio Guzmán Fernández, estuvieron en la CDMX para platicar con los legisladores federales que integran la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados… y tirarse al piso.

Según se podría deducir o interpretar de lo que dice el boletín de marras, se dedicaron a exhibir qué fregada está la cuestión financiera no sólo de la universidad, sino de todo el sistema educativo en Zacatecas, cómo nos ha afectado que no haya más recursos, de qué tamaño es la crisis por la que atravesamos, que ni siquiera hay para pagar (se supone que hoy) la segunda quincena de octubre, mucho menos lo que viene más adelante para el cierre del año.

Eso sí, luego de platicar y platicar, en el comunicado se nos informa que dice el secretario Miranda que los diputados de la comisión con quienes se entrevistaron “quedaron convencidos de que Zacatecas tiene una importante problemática a la cual se le deben buscar soluciones”. ¡Qué bárbaros! ¡Qué poder de convencimiento! ¡Qué manera de develar, a los ojos de los legisladores federales, el hilo negro! Señal de que aquellos no tenían, pues, ni idea del hoyo en que estamos enterrados.

Más aún, ya casi para finalizar el comunicado, el gobierno nos informa que Miranda Castro salió de la reunión también plenamente convencido de que “hay amplias expectativas de que en el Presupuesto de Egresos para 2018 haya una consideración de recursos importante en los tres temas”, y de que, además, nos entreguen lo que no entregaron en 2016, y de que este año la Secretaría de Hacienda vuelva a soltar la lana que desde el año pasado ya no soltó. Si buscan ustedes a un hombre de fe, ahí hay uno.

Digo, prometer no empobrece, y si nos la llevamos en pláticas, pues igual y hacemos un libro con todas las historias que se podrían contar en esas reuniones. Sólo que la solución de los problemas que acarrea la UAZ requiere prontitud –extrema–, y mientras eso sucede se nos atraviesan cosas como la visita que este mismo martes estará haciendo Miguel Ángel Osorio Chong a la entidad, para llevar a cabo un único evento denominado “ACCIONES DE PROTECCIÓN CIVIL Y PREVENCIÓN DEL  EMBARAZO ADOLESCENTE CONAPO–PROSPERA”, que tendrá lugar en la Universidad Tecnológica de Zacatecas.

Estará pues en las afueras de Guadalupe, en la orilla, y muy probablemente no vendrá al centro de la capital donde, casi a la misma hora, estarán –se supone– cientos o miles de universitarios e integrantes de la sociedad en general exigiendo los recursos para la UAZ y, creo yo, para todos los demás sectores educativos de la entidad. La distancia pondrá de su parte para que el distinguido visitante no se vea expuesto a una turba enardecida, ni escuche lo que –probablemente– le griten también al gobernador, y al presidente Peña Nieto, y a los diputados locales, y a los legisladores federales, y… pues quizás también a él, ¿por qué no?

El gobernador, por su parte, estará atendiendo al distinguido visitante desde su arribo a esta noble y leal ciudad, y tampoco escuchará de primera mano lo que tengan que decir los que se manifiesten… si es que se manifiestan, pues insistentemente se ha estado corriendo el rumor de que hay serias intenciones de apagar la marcha o manifestación, por cualquier medio. Hasta soltando unos 50 millones de pesos, nomás para que se aplaquen los ánimos temporalmente… y hasta la próxima quincena, claro.

Ya después de aplacar a los universitarios, y de que se vaya la visita, y de que algún nuevo hecho de violencia convoque otra vez a las calles a la sociedad para protestar por la violencia, volverán todos a platicar… y ahí se la llevarán. Ya lo veremos.


Los comentarios están cerrados.