PEDRO DE LEÓN MOJARRO*
PEDRO DE LEÓN MOJARRO*

Con la aparición de la primera página de internet hace 26 años, arrancó lo que ahora se conoce como La Era Digital, misma que ha tenido un crecimiento exponencial y según expertos apenas inicia.

La era digital se podría entender como la sistematización y automatización de procesos, en las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC); en los procesos de producción, distribución y compra-venta en mercado abierto; así como en los procesos del sector público y evidentemente del privado.

Como parte de las Reformas Estructurales, particularmente en la Ley de Telecomunicaciones quedó establecido el proyecto “México Conectado”, cuyo objetivo es garantizar el derecho constitucional de acceso al servicio de internet de banda ancha (artículo 6° constitucional) y que define la economía digital en 4 sectores:

Bienes y servicios digitales: incluye a los medios de pago, servicios en línea, software y educación a distancia.

Bienes y servicios digitales mixtos: se refiere a la compra-venta, a través de internet, de bienes y servicios (comercio electrónico).

Bienes y servicios intensivos en las TIC: la producción de materia que requiere uso de nuevas tecnologías, como diseño por computadora.

Industria que da soporte a los tres sectores: hardware, software, servicios de telecomunicaciones e infraestructura.

Actualmente la banca en línea ha crecido considerablemente; el comercio electrónico y diversas plataformas que ofrecen servicios, según la Asociación de Internet Mx, al cierre de 2016 las ventas de comercio electrónico crecieron en casi 30%; lo que representó una facturación superior a los 330 mil millones de pesos.

En La Era Digital, la empresa Uber, por ejemplo, sin ser dueña de un sólo vehículo da servicio a más de 170 millones de usuarios en América Latina, lo mismo sucede con las empresas promotoras del turismo, la tecnología digital está desplazando a las agencias de viajes tradicionales.

En esta era también se ha puesto de moda lo que se conoce como el gobierno electrónico o e-gobierno, mismo que, además de reducir costos y tortuosos trámites burocráticos, facilita la prestación del servicio y la agilidad de las gestiones para quienes lo requieren.

Pero no sólo eso, el gobierno electrónico y la tecnología digital pueden contribuir de manera considerable a transparentar tanto las compras como las licitaciones en los distintos niveles de gobierno, con lo que se podrá avanzar en abatir la discrecionalidad en la toma de decisiones y con ella los posibles desvíos de recursos.

Las TIC indudablemente contribuyen a mejorar la política pública y reducir la corrupción; facilitan los trámites por medio de celular, tableta o computadora en el domicilio del ciudadano.

Respecto de lo anterior, el Secretario de Hacienda José Antonio Meade, hace unos días, insistió en migrar hacia la economía digital porque: “El mejor amigo de la corrupción es el manejo en efectivo, si nosotros nos vamos moviendo a una economía en donde cada vez usemos menos el efectivo… de ir quitando espacios a la corrupción”

Indudablemente, en La Era Digital falta mucho por ver aún en el corto plazo; por lo pronto los doctores ya operan a control remoto; los abogados pueden elaborar una defensa jurídica mucho más sustentada desde la aplicación de los sistemas automatizados, por supuesto no tardaremos mucho viajar en carros autónomos (sin conductor) y en aviones con piloto automático, mucho más seguros.

Lamentablemente, aun en la era digital, al cáncer no le hemos podido ganar la batalla, yo espero que pronto tengamos mejores noticias.

 

*Presidente de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

Correo: pedro_deleonm@hotmail.com

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx

 


Los comentarios están cerrados.