ALBERTO CHIU
ALBERTO CHIU

La marcha fue multitudinaria, sin duda. Los más reservados calculan la asistencia de poquito más de 10 mil personas, y otros (incluso en reportes de la oficialidad) cerca de 15 mil almas las que, blandiendo algunas pancartas y mantas de exigencia, caminaron por las calles de la ciudad “en defensa de la UAZ” y, de refilón, en defensa de prácticamente el resto del sector educativo que ve, con temor, cómo la pésima situación financiera les está jugando (oootra vez) una mala pasada y les entrega un aviso de que podrían venir tiempos peores a fin de año.

Hayan sido cuantos hayan sido, el chiste es que salieron a la calle; demostraron que hay manera de movilizarse cuando existe un objetivo común y no faltará quien descalifique esta movilización por ver en ella “razones políticas”, más que urgencias reales de la institución y de sus miles de estudiantes también afectados.

El anuncio del rector Antonio Guzmán Fernández, más temprano, de que se habían conseguido 50 millones de pesos para pagar la quincena, no logró evitar la movilización –como algunos esperaban–, y antes bien fue hasta motivo de uno que otro pedruzcón verbal lanzado al líder universitario, al momento de que lo hacía público durante el mitin, en Plaza de Armas. Ese dinero conseguido le complicaría más la situación en diciembre próximo.

Pero, quizás lo que más llamó mi atención al final de la movilización no fue ni siquiera la enorme cantidad de personas que reunió; ni el que se dispusiera de un muy modesto equipo de sonido para semejante auditorio; ni que hubiera elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y hasta de Tránsito del Estado en las azoteas del Palacio de Gobierno grabando el mitin en video y reportando a sus superiores…

Llamó en cambio mi atención el que algunos de los oradores escogidos para “arengar a las multitudes”, tuvieron el encanto de un poste y la energía de un cerillo mojado: no encendieron conciencias, no hubo mayor algarabía. Los sentí desangelados, retorcidamente retóricos y, a fin de cuentas, aburridos. No hubo chispa. No es de extrañar que, desde que llegaron a Plaza de Armas, muchos empezaron a irse mejor a algún café, o a desayunar a algún restaurante del centro, o a su casa.

Creo que, ante la terrible situación de crisis y una paupérrima capacidad de negociación y de gestión, el rector volvió a desperdiciar la oportunidad que le dio la historia para convertir esta crisis en renacimiento, y sólo alcanzó a prolongar la agonía un par de meses más.

Y no es que uno quiera ver correr sangre para decir que la marcha tuvo éxito y se logró, mediante la presión violenta, que el gobierno del estado y el federal dieran marcha atrás en sus correspondientes negativas y le asignaran más presupuesto a la UAZ. No, uno lo que quisiera ver simplemente es a un rector con más prestancia y bien plantado, sin timideces ni falsos sonrojos.

Uno lo que quisiera ver es más fuerza en las convicciones y en las palabras y en los hechos, puesto que ya contaba con el apoyo –inobjetable, luego de ver la movilización– de la comunidad universitaria. Y así también más energía y fuerza en las acciones al interior de la universidad para abatir, de una vez por todas, las malas prácticas administrativas que han mermado a la UAZ, sin escudarse en que son “razones de carácter político”, que a nadie convence con ese argumento.

Pero para eso se necesita decisión y no abatirse, a las primeras de cambio, ante los paradigmas de nuevos modelos de universidad y de su comunión con la iniciativa privada y con la sociedad en general. Se necesita por el contrario enfrentar los cambios con entereza e ir un paso adelante, en vez de mantenerse en una idea de hace casi 50 años. De lo contrario, el futuro nos alcanzará (nos alcanzó) y la UAZ, irremediablemente, podría padecer la debacle final por no modernizarse.


Nuestros lectores comentan

  1. José Escobedo Domínguez

    HACE YA TIEMPO MI ESTIMADO BETO, Y VARIAS RECTORÍAS, ADEMAS, ESTA UNIVERSIDAD EMPEZÓ A DECLINAR, A MORIR, CASI COMO NEONATA. CUANDO EL DINERO EMPEZÓ A MANOS LLENAS, A ENCANDILAR Y A NUBLAR LA VISIÓN DE PROGRESO. SE HICIERON LLAMAR REVOLUCIONARIOS LOS QUE DEBÍAN ACEPTAR SER SIMPLES PROFESORES. QUISIERON CAMBIAR AL MUNDO Y A FIN DE CUENTAS ACABARON CON VARIAS GENERACIONES Y CON LA MISMA GENERACIÓN ACTUAL, Y NO SE DIGA CON LA UAZ. PENSARON QUE EL PRESUPUESTO OFICIAL LO ARREGLARÍA TODO COMO EN LAS ÉPOCAS DE ECHEVERRÍA Y SU POPULISMO DESTRUCTIVO. AHORA LLEGÓ LA REALIDAD A ECHARNOS EN LA CARA LO QUE NO SUPIMOS ENFRENTAR COMO UNIVERSITARIOS. QUE MÁS SIGUE?.

  2. En contra estudiantes, campesinos, obreros, asociaciones civiles y otros sectores de la población afectados por la poca atención a la problemática del estado y ¿cuando renuncia Tello?, ¿estará esperando tener también en contra a su mujer para decidir?.porque creo que ya es tiempo de que deje el cargo ya no por el bien de su partido, sino por el bien de los zacatecanos; al final de cuentas ya su gobierno no se levantara, recuerden quien hizo caer al gobierno de Amalia, que son especialistas en llevarse el dinero y desaparecer gobiernos; Miranda, Armas y su séquito de funcionarios que no funcionan