FLORENCIA SÁNCHEZ | NTRZACATECAS.COM
FLORENCIA SÁNCHEZ | NTRZACATECAS.COM

TLALTENANGO DE SÁNCHEZ ROMÁN. Rubén Durán Tiscareño, coordinador de la Jurisdicción Sanitaria, informó que Tlaltenango ocupa el primer lugar en obesidad infantil, entre las edades de seis meses a nueve años.

Lo anterior, entre los municipios que compete la Jurisdicción Sanitaria 12: Jeréz de García Salinas, Susticacán, Tepetongo, Monte Escobedo, Momax, Atolinga, Tlaltenango, Tepechitlán, Santa María de la Paz, Florencia de Benito Juárez, Trinidad García de la Cadena y Mezquital del Oro.

Se registraron 213 niños con sobrepeso y obesidad, el primer lugar en porcentaje lo tiene Talltenango con 45 niños, seguido de Monte Escobedo con 37 y Jerez con 36.

Algunos de los desencadenantes del sobrepeso, informó Durán Tiscareño, es una serie de malos hábitos alimenticios, como el consumo de productos procesados y comida rápida, y el sedentarismo.

Asimismo, refirió que la obesidad ocasiona enfermedades crónicas degenerativas, diabetes, hipertensión, colesterol, lípidos en el cuerpo, enfermedades del corazón, del riñón, articulaciones, musculares, óseas e, inclusive, cáncer.

“No encontramos en la actualidad casos de niños con diabetes tipo 2, pero tenemos un aproximado de 2 mil 500 diabéticos en toda la jurisdicción, tanto de niños como adultos” afirmó Duran Tiscareño.

También refirió que hay mil 534 pacientes adultos y que los municipios con mayores casos son Jerez con 398, Monte Escobedo con 160, Tlaltenango con cien y Trinidad García de la Cadena con 85 pacientes.

Prevención

En la dependencia cuentan con un programa para adultos y adultos mayores, por medio del cual se mide la obesidad y el sobrepeso, y se observan enfermedades crónicas degenerativas

Asimismo, el área de salud cuenta, de manera permanente, el programa del Plato del Buen Comer y la Jarra del Buen Beber, en el que se aplican talleres para alimentarse de manera adecuada y se realizan festivales gastronómicos para promocionar la comida artesanal.

Además incentivan la realización de actividades físicas en los distintos sectores de la población, el uso de agua simple y la certificación en las escuelas para evitar que las cooperativas vendan comida chatarra, por medio de pláticas a los padres de familia y a los niños.


Los comentarios están cerrados.