SAÚL ORTEGA/NTRZACATECAS.COM
SAÚL ORTEGA/NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.– La compra de uniformes y equipo táctico para diferentes corporaciones policiacas está suspendida y observada por la Secretaría de la Función Pública debido a que el ex secretario de Administración (recientemente nombrado titular de Sinfra) Jorge Luis Pedroza Ochoa, en corresponsabilidad con el subsecretario José Fernando Acevedo Vargas admitieron documentos falsos al asignar una compra aproximada de 7 millones de pesos.

En documentos oficiales de la Función Pública, del área de Asuntos Contenciosos e Inconformidades, en poder de NTR Medios de Comunicación, se demuestra que “la persona física Gerardo Alberto Rodríguez Sánchez” no proporcionó domicilio para su contacto, presentó documentación falsa para hacerse ganador de la licitación SAD-932079957-31-2017.

En los mismos documentos, el demandante, la empresa Elite Tactical Durango, fundamentó que el subsecretario de Recursos Materiales, José Fernando Acevedo Vargas, carecía de las facultades legales para representar a la dependencia estatal ante la Secretaría de la Función Pública.

Bajo este argumento, Elite Tactical Duranto demandó que no se le reconociera la legitimación de comparecer en un procedimiento de inconformidad, como el interpuesto en la compra de uniformes y equipo táctico para elementos policiacos.

La empresa demandante también acusó a Acevedo Vargas de incurrir en falsedad de declaraciones al manifestar que la propuesta económica presentada por Elite Tactical Durango carezca de los formatos necesarios para su participación en la licitación.

El quejoso reitera que Gerardo Alberto Rodríguez Sánchez, “no contaba con el respaldo del fabricante de los bienes de la marca que ofertó”.

Advirtió que, aún con esta irregularidad, “el fallo de la licitación pública… es emitido por un servidor público incompetente (en referencia a Acevedo Vargas); nada esgrime para justificar o demostrar la legal procedencia de la adjudicación del contrato al licitante Gerardo Alberto Rodríguez Sánchez”.

A decir del demandante, esto se debe entender “como una confesión tacita de la ilegalidad en que incurrió la convocante (es decir, la Secretaría de Administración), pues le adjudicó el contrato sin que acreditara fehacientemente que contaba con el respaldo del fabricante”.

Se aclara en la documentación que Acevedo Vargas no demostró en momento alguno que las cartas del presunto respaldo del fabricante Tools Services de México fueran auténticas.

Ante tal situación, “se demuestra la indebida adjudicación del contrato a un participante cuya propuesta no aseguraba al estado las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes”.

Estos alegatos fueron aceptados por la Secretaría de la Función Pública y, en su momento, notificados al ahora secretario de Infraestructura Jorge Luis Pedroza Ochoa y al subsecretario de Administración Acevedo Vargas, quienes mantuvieron la determinación de dar el fallo a favor de Rodríguez Sánchez.

Esto pese a que la Secretaría de la Función Pública declaró la suspensión del fallo y la reposición del proceso.

La instrucción fue acatada por la Secretaría de Administración y, no obstante las irregularidades, Acevedo Vargas y Pedroza Ochoa, quien tiene una cercana relación con Pablo Tello Cristerna, hermano del gobernador del estado, fallaron nuevamente a favor de Rodríguez Sánchez, quien presentó documentación falsa.

Ante ello, el demandante solicitó un amparo ante el Juez Primero de Distrito en el Estado de Zacatecas, motivo por el cual se mantiene la suspensión de la compra del equipo táctico y uniformes para diferentes cuerpos policiacos.

 

Más quejas

Al respecto de la licitación antes mencionada, diversos integrantes del sector empresarial se manifestaron contra la participación de una persona física que es más un intermediario que un fabricante de este tipo de equipo táctico.

Destacaron que quienes participan en estas licitaciones deben tener una solvencia económica y moral probada, situación que, según la documentación de la Secretaría de la Función Pública, no se cumple.

Además de que está demostrado que Gerardo Alberto Rodríguez Sánchez vendió al gobierno del estado en adjudicación directa, con el contrato AD-SAD-632-2016 andaderas y sillas de ruedas.

Por otra parte, integrantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), que prefirieron conservar el anonimato por temor a represalias, se manifestaron contra la designación de Pedroza Ochoa como secretario de Infraestructura.

Los constructores aseguraron que Pedroza Ochoa carece del perfil necesario para ocupar este cargo.

Mencionaron que el único acercamiento con el sector fue cuando formó parte del Infonavit como jefe de una oficina de proyectos.

 


Nuestros lectores comentan

  1. NADA MÁS ABSURDO QUE LA DESIGNACIÓN DE ESTE TIPO EN INFRAESTRUCTURA, CORRUPTO E INCAPAZ.
    Y ASÍ QUIERE TELLO LEGITIMAR SU GOBIERNO?

  2. Pues por estas ratas votaron algunos y otros les vendieron su credencial a 500 pesillos por estos estamos como estamos……..

  3. Qué mal que en el gobierno de Tello se esté reeditando exactamente lo mismo que en el gobierno próximo pasado al otorgar de manera ilegal e ilegitima licitaciones a sus amigos, a dónde vamos a dar con estos gobiernos que no quieren aprender de las experiencias pasadas hasta que no lo experimentan en propia cabeza. Qué pérdida de valores como la honestidad, la justicia y la responsabilidad, entre otros. Es lamentable que quienes deberían poner el ejemplo no lo hacen. Qué tiene que ver el hermano del gobernador el cual se debe mantener al margen de lo contrario, se está incurriendo en nepotismo no entienden el no implicar a sus familiares como sucedió con Juan Alonso caso por demás conocido. De verdad cómo nos afecta el modelo neoliberal que nos sobre estimula e hiperincita a poseer bienes materiales de manera desmesurada y deshonesta sin importar la dignidad de la persona. Aquél postulado básico que regía a los gobernantes de antaño de rodearse de los mejores colaboradores pareciera que ya no importa. Sí las cosas están mal arriba cómo queremos que cambien abajo. Qué nos pasa, caramba.