Tomás Mojarro
Tomás Mojarro

Porque el pobre de espíritu, inquilino de la pobreza y la  ignorancia, la violencia y la corrupción, busca evadirse de una realidad que lo supera, lo lacera y agobia cada día

El ente humano, mis valedores, esa criatura única e irrepetible que puebla el haz de la tierra y cuyo destino, en cuanto comunidad, es la sobrevivencia. Ente de cumbres y abismos, de cimas y simas, sus hechos proyectan luz y tinieblas en humanísimo claroscuro: este o aquél conquista las crestas del saber, del heroísmo, de la santidad, al tiempo que una infinita mayoría se arracima en contingentes de masas que sobreviven en la cotidiana rutina del áspero oficio del diario vivir una vida a ras de los suelos. Los seres anónimos, los desconocidos de siempre, en fin.

El mexicano, pongamos por caso. Si se ufana, en cuanto individuo, en procura de la perfección, casi siempre carece de la educación correspondiente, y es la ignorancia el achaque que lo mantiene en situación vulnerable y termina derribándolo  ante el ataque de esos sus enemigos que le dificultan el vuelo natural hacia la nunca lograda entelequia. Entre esos dañinos que le cortan las alas están los medios de acondicionamiento de masas. Lóbrego.

Porque el pobre de espíritu, inquilino de la pobreza y la  ignorancia, la violencia y la corrupción, busca evadirse de una realidad que lo supera, lo lacera y agobia cada día, y en ese intento de huirle a lo que no puede evitar se refugia y cae de lleno en el alcohol u otras drogas casi tan perniciosas como la botella, casi tan nefasta  como la televisión,  puerta falsa al onanismo mental que el mexicano tiene abierta de par en par en la sala de la casa, sin percatarse de que la industria de la de plasma constituye el soma con que el Poder mantiene sumisas y mansas a las masas populares para que se desinteresen de los ingentes problemas que pesan sobre sus lomos: pobreza, violencia, salud pública y educación deficientes, riqueza ilícita de los políticos oligarcas y los oligarcas políticos. Asqueante.  (A propósito: ¿esta semana cuántas horas han dedicado ustedes al ejercicio físico? ¿Y al libro, y a la televisión, y a la botella? Sí, ya escucho el retobo de algunos,  pero créanme: sí me importa.)

Pues sí, pero las masas precisan también de una rajuela de esperanza que les avive su desfalleciente sentido de la vida, y esa esperanza la encuentran, aunque en grado menor, en el credo religioso; en una cualquiera religión, comenzando con la católica de Norberto Rivera y acólitos.

Porque esa es la religión abrumadoramente mayoritaria,  y en ella se refugian las masas en busca de la rajuela de esperanza en una vida mejor, que se le promete, sí, pero en la otra vida, y eso si logra pasar el juicio inapelable de ese tribunal electoral que es Dios Uno y Trino, donde no hay subcultura del fraude priista  ni recuento de votos que valga, y es aquí donde la jerarquía católica, a contracorriente de las leyes de Dios y del Estado, manipula el tremendo ascendiente que tiene ante sus ovejas,  el rebaño “del Señor”, para aplicar en ellos una moral restrictiva, castrante moral que les lleva a caer en el engaño de tomar como preceptos religiosos ciertos dogmas y tabús referentes a la eutanasia y  la educación sexual, el preservativo, la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas y tantos otros recursos que la sotana transforma en pecados, en anatema, en excomunión. Y como a los millones que participan del ritual católico, que no de su esencia, desde pequeños se les ha infundido la obediencia como “virtud”, pues. a obedecer. Qué más.

(Indignante.)


Nuestros lectores comentan

  1. diogenes el cinico.

    “MI ABUELO ERA UN HOMBRE MUY VALIENTE, SOLO LE TENÍA MIEDO A LOS IDIOTAS, LE PREGUNTÉ POR QUÉ Y ME RESPONDIÓ; PORQUE SON MUCHOS, Y AL SER MAYORIA ELIGEN HASTA EL PRESIDENTE MAS PENDEJO”
    ***Facundo Cabral, de su libro Idiotas Reunidos, cae a colación hoy y siempre, gran poeta Q.E.P.

    Responder
  2. diogenes el cinico.

    Otro mas……..
    “SI HAY UN IDIOTA EN EL PODER ES PORQUE QUIENES LO ELIGIERON ESTAN BIEN REPRESENTADOS”
    ***Mahatma Gandhi, un gran revolucionario de triunfo .

    Responder
  3. diogenes el cinico.

    continuamos pues:
    ***”EL CONQUISTADOR POR CUIDAR SU CONQUISTA SE CONVIRTIÓ EN ESCLAVO DE LO QUE CONQUISTÓ, ¡QUE PENDEJO!, ¡AH!, POR ESO TOMA COCACOLA.
    ****Don Facundo Cabral, sabio por excelencia.

    Responder

Deja un comentario