DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- A un mes de que familias víctimas del crimen marcharan por las calles del Centro Histórico para exigir justicia, sus actividades dieron un giro de 180 grados, debido a que los asistentes hicieron labores altruistas y recolectaron cobijas y ropa de frío para los más necesitados.

Asimismo, para integrar y rescatar valores en niños y jóvenes, las familias organizaron retas de futbol y un juego de tenis para invitar a la sociedad civil a sumarse.

Sin embargo, no dejaron pasar por alto el pedir justicia por los asesinatos de Froy Iram Ortiz Hernández, Erick Iván Martínez Alvarado, así como la desaparición, el 25 de octubre, de Rosalía Hernández y Antonio Troncoso, auxiliares administrativos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Durante la marcha que comenzó desde el caballito de González Ortega, los marchistas dijeron que “ya no es lo mismo la convivencia al interior de nuestras familias; fuimos tocados por el crimen y ahora es complicado volver a reconstruirnos”, sentenciaron en su recorrido dado que a falta de un hijo, sobrino o primo ha trastocado su convivencia.

José Manuel Martínez Moreno, padre de Erick Iván Martínez, quien fue asesinado el 8 de junio en la calle Dr. Hierro del centro capitalino expresó: “nos falta nuestro muchacho para completar nuestra existencia; nos arrancaron un pedazo de nuestro cuerpo, estamos prácticamente muertos en vida”.

Pero enfatizó que como familia deben seguir adelante, “a pesar de que el motor que nos movía ya no está”; en ese momento se quebró la voz de este padre de familia que resintió la pérdida de su hijo a manos del crimen.

La madre del Erick Iván, quien prefirió el anonimato, narró que los primos de su hijo ahora “tienen pesadillas a raíz de lo que pasó. Tuvimos que regalarles juguetes, detalles y muchas cosas más para que no se espantaran. Mi muchacho era como un niño grande, siempre alegre, dispuesto a ayudar, pero la vida le fue arrebatada con cuatro balazos en el pecho y hasta un rozón en la frente… no se vale”.

El dolor al ver que su muchacho no volverá a abrazarla hizo que brotaran sus lágrimas, pero tomó fuerzas para seguir marchando y exigir que no quedara impune el hecho delictivo del que fue objeto su hijo Erick Iván.

“Ésto es realmente una pesadilla, no puede estar pasando, él no debía nada a nadie. De Dios nadie se escapa, aunque se escondan debajo de la tierra. La divinidad se encargará de darle lo que le toca a cada quién”, platicó con dolor la madre de este joven que le fue arrebatada la vida.

Los manifestantes coincidieron en que las reuniones familiares ya no son las mismas, así como las de muchas familias que se han sumado a las marchas dominicales, en espera de que alguien les brinde ayuda o que un funcionario los escuche.

Desde el inicio, el contingente ganó adeptos entre la ciudadanía, que se sumaron de manera voluntaria para exigir que el gobierno del estado brinde atenciones necesarias para que no queden impunes las desapariciones ni asesinatos.

Uno de los reclamos de los familiares de las víctimas es que “en ningún momento el gobierno del estado procuró a las víctimas, y a quienes sí contactó solamente les informan que la carpeta de investigación está en proceso, pero sin avances sustanciales”.

Así lo expresó un sobrino de Antonio Troncoso, quien añadió: “no tenemos ninguna respuesta por parte de gobierno del estado. Nos dicen que están haciendo sus labores de investigación, pero hasta ahorita no hay respuesta. Por eso salimos a las calles para mostrar nuestra inconformidad”.

Consideró que “es un periodo de tiempo enorme, estamos viendo falta de apoyo de las autoridades”, debido a que existe “irresponsabilidad y falta de interés por resolver esta situación”.

A medida que la marcha aumentó en número, las muestras de solidaridad se hicieron patentes, sin embargo, las consignas no se hicieron esperar y se escuchó: “¡Únete pueblo no somos del PRI, somos ciudadanos luchando por ti!”.

Otras voces exigieron al gobernador Alejandro Tello Cristerna que escucharan a la ciudadanía: “Escúchanos Tello, ni un día más sin ellos. ¡Despierta Zacatecas!”.

“Tenemos un coraje enorme de ver que no se hace nada, que no se actúa, que no se hace nada. Eso sí, el señor gobernador en su eslogan de campaña ‘La familia es primero’, entonces ¿familias destrozadas o cómo la quería? O sería la de él nada más porque las demás estamos muy mal”, expresó José Manuel Martínez Moreno, quien volvió a hacer uso de la voz estando ya en Plaza de Armas.

Ahí reprochó que el mandatario estatal: “sabía perfectamente cómo estaba el estado, pues estaba en el Senado y en el gobierno anterior, ahora que no salga con pretextos ni excusas con que no puede o es el único”.

La marcha concluyó en un acto deportivo donde se involucraron las familias víctimas del crimen, con un futbolito y una cancha de tenis, luego de ello, todos se retiraron a sus domicilios.


Deja un comentario