Agencia Reforma
Agencia Reforma

MÉXICO.- La reforma policial debe asumirse como una prioridad del Estado mexicano, afirmó el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez.

Al inaugurar el Foro “Sumemos Causas por la Seguridad, Ciudadanos + Policías”, afirmó que postergar la discusión y definición de esa reforma tiene como precio que no se garanticen niveles mínimos de seguridad.

También trae como consecuencia, dijo el Ombudsman nacional, que no se abata la violencia, la confianza y credibilidad de la sociedad en las instituciones de seguridad y justicia.

“Este proceso debe emprenderse de manera realista, objetiva, integral e informada, lejos de posturas extremas o dogmáticas. No hay espacio para la simulación, para falsos triunfalismos o posturas que pretendan negar con palabras lo que los hechos hacen evidente.

“Lo que está en juego es la integridad, la vida y el patrimonio de las mexicanas y mexicanos y, en última instancia, la estabilidad y futuro de nuestra vida democrática e institucional”, advirtió.

El Presidente de la CNDH enfatizó que México no puede seguir postergando la discusión y revisión de lo que pasa con sus Policías y qué tipo de instituciones se necesitan.

No obstante, consideró importante que dicha institucionalidad se construya, establezca y consolide con independencia de intereses particulares o coyunturas políticas.

“Las Policías no pueden ser instrumentos de un Gobierno, sino órganos de un Estado que protege y promueve la democracia, el cumplimiento y aplicación de la ley, así como el respeto y vigencia de los derechos humanos”, aseveró.

El Ombudsman nacional consideró que la política de seguridad debe poner en primer término a las personas, más que en la consecución de objetivos que sean indiferentes a las consecuencias que aquellos produzcan.

Subrayó que la prevención difícilmente podrá concretarse y ser efectiva bajo un esquema cuyo sustento sea básicamente la utilización de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad.

“Sin que ello implique demerito alguno del prestigio de esta gran institución, además de ser una atribución constitucional propia de las instituciones civiles de seguridad pública, que requiere una vinculación e interacción con la comunidad que sólo las policías podrían llevar a cabo”, añadió.


Deja un comentario