FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM
FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. El obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, lamentó el secuestro de una joven en el municipio de Guadalupe, además, llamó a abrir los ojos, puesto que se viven situaciones complejas en el estado.

“Una vez que abrimos los ojos, hay que poner los medios para ir solucionando el problema y nuestro trabajo no es policial, pero hay que crear el ambiente para que haya condiciones para que la ciudadanía pueda salir en confianza”, resaltó.

De igual manera rechazó que la sociedad zacatecana viva en las mismas condiciones de inseguridad, ya que sería acostumbrarse a la maldad.

“No debemos, por ningún motivo, acostumbrarnos, y no hay que perder la esperanza de que esta no va a ser la forma de vida. Creo que en la gente está la solución, si todos tendemos los brazos y damos iniciativas”, aseveró.

Noriega Barceló recalcó que la autoridad estatal es la responsable de brindar seguridad a los ciudadanos; sin embargo, reconoció que en ocasiones no se logra y lo que ocurre como respuesta de la ciudadanía es “que todo mundo nos indignamos”.

“También estamos cayendo en la cuenta de que la autoridad no lo va a hacer todo. Tenemos la ciudadanía que estar participando a través de gestos muy concretos y sencillos, de colaboración que son historias de éxito. Todos tenemos que sentirnos involucrados para el bien”.

El obispo puntualizó que debe existir colaboración, inteligencia, contención, puesto que si no existe contención, la ciudadanía continuará temerosa; a pesar de ello se negó a dar una opinión respecto a si las instituciones de seguridad trabajan de manera acertada en el tema de seguridad.

Respecto a la aprobación de la Ley de Seguridad Interior, Noriega Barceló reconoció que es una ley acertada y perfectible, además, subrayó: “los mismos ciudadanos y los gobiernos la pidieron”, por lo cual no tendrían que quejarse de la entrada del ejército para atención a temas de seguridad.


Los comentarios están cerrados.