KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- En la ciudad de Chicago, Estados Unidos, Camila fue detectada como una paciente más de lupus, tras haberse desvanecido en su área de trabajo y trasladada a un hospital para su valoración.

En el lupus, el sistema inmunológico ataca a sus propias células y tejidos, por tanto se ven afectadas las articulaciones, la piel, los riñones, los pulmones, el corazón, el sistema nervioso y otros órganos del cuerpo.

Ese día su vida dio un giro, ya que después de una serie de estudios los doctores detectaron la enfermedad, que ya estaba en una etapa avanzada, por no ser detectada a tiempo.

Según los médicos, Camila era portadora de lupus desde hacía cinco años, antes de detectársele dicho padecimiento.

Actualmente, en Zacatecas no existen estadísticas respecto a cuántas personas viven con esta enfermedad, ya que al no ser común no se tiene registro de pacientes. Se les da la atención y tratamiento en las instituciones de salud, pero no hay una cifra ni un presupuesto especial para su tratamiento.

Para Camila la detección de la enfermedad fue una sorpresa, ya que en antes de su viaje realizó distintos estudios para la valoración de su salud e incluso durante los cinco años que ya tenía la enfermada fue sometida a exámenes médicos y nunca le fue detectada.

El único síntoma que tuvo fueron hemorragias nasales, que según los médicos eran producto de los colmillos de leche que no mutaron y los de adulto crecieron hacia arriba, lo que dañaba los conductos nasales y provocaban dichas hemorragias.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el lupus se considera una enfermedad impredecible, se dice que no hay dos casos exactamente iguales.

El patrón único de los síntomas asociados con la enfermedad ha llevado a algunos a compararla con un copo de nieve existen varios síntomas del lupus que imitan a otras enfermedades reumáticas, lo que dificulta el proceso de diagnóstico.

Durante su tratamiento en Estados Unidos fue sometida a quimioterapias, por el daño que ya tenían algunos de sus organismos y se buscaba detener.

“Fueron tres años de mucha soledad y tristeza. Mi mayor anhelo era regresar con mi familia, por lo menos aquí en México tenía a mis padres cerca, pero allá estaba sola. Sí tenía amigos que me apoyaban, pero nada como el cariño de familia”.

Según datos de la OMS en todo el mundo se han registrado cifras elevadas en cuanto a la cantidad de personas que padecen lupus. Se dice que la mayoría de los casos corresponden al lupus eritematoso sistémico y al menos existe un órgano importante afectado.

“Cuando era internada lo único que pasaba por mi mente es que no volvería a ver a mis padres. No les contaba todo lo que pasaba porque no quería preocuparlos de más. Ahora entiendo que Dios tiene un plan para todos y si yo no hubiera ido a Estados Unidos quizá en estos momentos estuviera muerta porque aquí en mi tierra no me hubieran detectado la enfermedad”, expresó con lágrimas en los ojos y voz quebrada.

El tratamiento conservador con antiinflamatorios no esteroideos y la hidroxicloroquina puede ser apropiado para los pacientes con lupus que presentan síntomas sin riesgo para la vida, tales como dolor en las articulaciones, dolor muscular, fatiga y erupciones en la piel.

Cuando hay complicaciones graves en los órganos se utiliza un tratamiento más agresivo que puede incluir altas dosis de corticosteroides o fármacos inmunosupresores. Los beneficios y riesgos del tratamiento deben ser sopesados por cada paciente y su médico.

Actualmente, a causa del lupus ha desarrollado otras enfermedades, entre ellas hipotiroidismo, problemas en el riñón y corazón, daño en la vista, los cuales son irreversibles y aunque está en un tratamiento controlado, tanto para lupus como las demás enfermedades, su vida cotidiana se ha visto afectada un cien por cierto por no haber sido detectada a tiempo.

“Ahora cuento lo que pasé y lo que viví en Estados Unidos. Como estoy ahorita en verdad que no es nada con la gravedad que tenía. Estuve a punto de morir. Pero fue gracias a la capacidad de los médicos y profesionalismo de éstos que ahora sigo viva con pastillas y una vida con menos actividad a la que estaba acostumbrada, pero doy gracias a Dios por la segunda oportunidad”, sentenció.

Su tratamiento es llevado en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el cual fue recibido por las indicaciones que mandaron los médicos de aquel país y los del instituto sólo siguieron indicaciones para no alterar su tratamiento.

El lupus puede afectar a personas de todas las edades y de ambos sexos, pero afecta aproximadamente 10 veces más a las mujeres que a los hombres.

Características para su diagnóstico según el colegio Americano de Reumatología:

El lupus puede diferenciarse de otras enfermedades del tejido conectivo, a partir de 11 criterios ofrecidos por el Colegio Americano de Reumatología.

Erupción en forma de mariposa en las mejillas y la nariz.

Erupción escamosa en forma de disco en la cara, el cuello, las orejas, el cuero cabelludo, el pecho.

Sensibilidad a la luz.

Llagas en la boca, la lengua y dentro de la nariz.

Dolor de artritis en las articulaciones.

Dolor en el pecho al respirar o moverse.

Problemas renales.

Problemas neurológicos.

Problemas de la sangre como anemia y recuento bajo de glóbulos blancos.

Mal funcionamiento del sistema inmunológico.

Anticuerpos antinucleares.

Se recomienda que si una persona tiene cuatro o más de los criterios anteriores, debe consultar a un reumatólogo inmediatamente.


Los comentarios están cerrados.