Alberto Chiu
Alberto Chiu

Según dice el delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en Zacatecas, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) tiene los ojos puestos (y los focos amarillos encendidos) en aquellos municipios a los que se asignó desde el 2015 algún recurso para la realización de obras, proveniente del Fondo Minero, y que no han comprobado la entrega final de dichas obras.

Eso significaría, en términos muy sencillos, que nadie sabe –oficialmente– si las obras ya se hicieron, si se gastó el recurso adecuadamente, si la sociedad ya goza de los beneficios de dicha infraestructura… o si de plano “alguien” hizo un uso inadecuado o deficiente o inexistente del dinero. ¿Se han tardado en ejercer el recurso? O no lo han ejercido… Eso tendrán que responderlo los ayuntamientos observados.

No son pocos los casos en los que recursos provenientes de la federación, por cualquiera de sus fuentes, llegan a las entidades federativas o los municipios y luego hay efectivamente tardanzas en comprobar su inversión o gasto, mientras la ciudadanía sigue exigiendo todos los días que el dinero de los contribuyentes se transparente, a fin de conocer cómo y en qué se destina, y para medir el impacto de beneficio para la población. Y eso no es transparencia.

Por el contrario, a partir de estos casos en los que no se comprueba a tiempo, nacen las recochinas dudas sobre su ejercicio final, y surgen las sospechas de que hay funcionarios públicos que se están birlando al menos una parte de ese dinero, al amparo de una impunidad inaceptable porque no se audita o se verifica a tiempo su utilización, y al paso del tiempo los corruptos confían en que a la gente se le olvide o se distraiga con otras cosas, como las crisis de seguridad o las elecciones o la fiesta patronal del pueblo. Cualquier cosa.

Se supone que, en estos tiempos, cada vez es más fácil (o al menos debería serlo) seguir la llamada ruta del dinero, conocer en manos de quién está en cada momento de los procesos de inversión y gasto públicos, y comprobar fehacientemente el grado de avance de las obras o servicios en los que se debería invertir. En los hechos, todavía falta un tramo por recorrer para alcanzar la debida transparencia y la adecuada rendición de cuentas.

Para ello, por ejemplo, se ha creado ya en Zacatecas un Tribunal de Justicia Administrativa como parte componente del Sistema Estatal Anticorrupción, al cual se ha dotado de autonomía y separado del Poder Judicial del estado. Sin embargo, la designación de los magistrados que estarán a cargo de este nuevo órgano, realizada ayer en el Congreso del Estado, no estuvo también cargada de dudas y sospechas expresadas por diversos sectores de la sociedad, como por ejemplo las señaladas por la Coparmex en la entidad, respecto de los criterios que usaron los diputados para nombrarlos.

Y es que entre los magistrados recién nombrados está, por ejemplo, Uriel Márquez Cristerna, quien fuera coordinador jurídico del gobierno de Miguel Alonso Reyes y, a la postre, primo del actual gobernador Alejandro Tello Cristerna, lo que entreabrió la sospecha del dedazo.

También entre los diputados de oposición hubo expresiones en ese mismo tenor, señalando que hubo “línea” desde el Ejecutivo para los nombramientos, y a partir de ahí el nuevo Tribunal de Justicia Administrativa nace, a decir de estos sectores, viciado de origen. Surge así la pregunta: ¿y quién le va a cuidar las manos a quienes ahora son los vigilantes contra la corrupción de los funcionarios…? Una pregunta que pesa demasiado en el naciente órgano que se pretende autónomo.

En medio de las observaciones de la federación sobre la aplicación de los recursos, y las dudas sobre quienes vigilan la actuación de nuestros funcionarios, a la gente cada vez le recetan más sospechas que sólo podrán ser revertidas con un actuar recto y que demuestre, en los hechos, que hay probidad de sus integrantes. Ya veremos si les tiemblan o no las corvas cuando se presenten actos de corrupción, aunque para ello la ciudadanía deberá denunciar oportunamente.


Los comentarios están cerrados.