SAÚL ORTEGA, SILVIA ALVARADO, GUILLERMINA MIRANDA Y FLORENCIA SÁNCHEZ/NTRZACATECAS.COM
SAÚL ORTEGA, SILVIA ALVARADO, GUILLERMINA MIRANDA Y FLORENCIA SÁNCHEZ/NTRZACATECAS.COM

La falta de sucursales bancarias en el estado afecta a varios municipios, donde sus habitantes están obligados a trasladarse de sus lugares de origen para acceder a los servicios que ofrecen estas instituciones financieras.

Entre los municipios que no cuentan con sucursales bancarias destacan Tepetongo, Momax, Susticacán, Atolinga, Santa María de la Paz, Benito Juárez, Mazapil, Pánfilo Natera, Ojocaliente, Enrique Estrada y Villa González Ortega.

Zacatecas es el sexto estado, luego de Tlaxcala, Colima, Campeche, Baja California Sur y Nayarit, con el menor número de sucursales bancarias en el país, según datos de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef) que reside en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en la entidad, a junio del presente año, se contaba con 123 sucursales bancarias; el Sistema de Información Económica reportó que existen 420 cajeros automáticos, de los cuales, 220 se encuentran fuera de los bancos.

Con ello, Zacatecas se ubica en la cuarta posición de los estados con menor número de cajeros automáticos en el país, por encima de Tlaxcala, Colima y Campeche.

De esta manera se da a conocer que en la entidad existen 22 cajeros automáticos por cada cien mil habitantes, de acuerdo con la Fundef.

El estudio más reciente de la fundación demuestra que en Zacatecas están instaladas menos de 2 por ciento de las sucursales de instituciones bancarias a nivel nacional.

De tal forma que en la entidad existen 10 sucursales de algún banco por cada cien mil habitantes.

La Fundef reportó también que en el estado se han perdido sucursales bancarias, en contraste con el resto del país, que reporta un incremento de 18 por ciento.

 

Sin bancos

 

Los municipios de Benito Juárez y Mazapil carecen de sucursales bancarias y cajeros automáticos, por lo que trabajadores del ayuntamiento y demás habitantes se ven en la necesidad de trasladarse a otros municipios a realizar retiros de efectivo.

Incluso hay ocasiones en que optan por hacer compras de 50 pesos en tiendas de conveniencia y departamentales para poder hace retiros por el temor de ser robados.

El presidente municipal de Benito Juárez, José Alonso Arellano Cortez, dijo que su municipio no cuenta con cajeros, casas de cambio, ni sucursales bancarias.

La gente tiene que acudir al municipio del Teúl de González Ortega, que sólo cuenta con una sucursal (BBVA Bancomer).

No obstante, Arellano Cortez descartó hacer una solicitud para instalar por lo menos un cajero en las instalaciones de la presidencia municipal.

Esta situación se replica en el semidesértico Mazapil, lo que obliga a la gente a trasladarse a Concepción del Oro para acceder a servicios bancarios y financieros.

En el caso de Pánfilo Natera, al sur de la entidad, tanto trabajadores como habitantes optaron por retirar su dinero en tiendas de conveniencia como las Farmacias Guadalajara.

Aquí, con compras por 50 pesos, es posible retirar desde cien hasta 3 mil pesos, ya que el municipio no tiene cajeros ni sucursales bancarias.

En otras circunstancias, los habitantes se trasladan hasta el municipio de Ojocaliente, que cuenta con cuatro bancos disponibles.

En tanto, los cajeros automáticos son la única alternativa para habitantes de Enrique Estrada y Villa González Ortega.

La presidente municipal de Villa González Ortega, Imelda Mauricio Esparza, dijo que ha insistido con autoridades competentes para que una oficina de Banorte funcione en la cabecera municipal.

La carencia de servicios bancarios se replica en Enrique Estrada, donde sus pobladores deben viajar a Calera, que tiene cuatro sucursales, para realizar sus operaciones.

 

Jerez, para recibir remesas

A pesar de que una gran parte de los habitantes de municipios como Jerez, Tepetongo y Susticacán dependen de las remesas que les envían sus parientes de Estados Unidos, las opciones para recibirlas no son accesibles, pues en las dos últimas demarcaciones no tienen servicio de la banca.

En Susticacán, por ejemplo, no hay filiales en las que les puedan depositar las remesas.

Por ello, la única opción que tienen es que, una vez que son notificados sobre algún envío, acudan hasta la cabecera municipal de Jerez a hacer sus retiros.

A pesar de la cercanía, hay ocasiones en que las personas no tienen los recursos económicos para traslado, así que tienen que esperar hasta que haya las condiciones para hacerlo o bien, que alguien les haga el favor de trasladarlas.

En Tepetongo tampoco se cuenta con instituciones bancarias desde hace años. Un establecimiento dedicado a la venta de muebles ofrece el servicio para que los pobladores no tengan que viajar a Jerez a recibir el dinero de sus remesas.

Julián Ávila Rosales, jefe del Departamento de Desarrollo Económico del ayuntamiento, confirmó que la mayoría de los 7 mil 90 habitantes tienen familiares en la Unión Americana, por lo que sería factible la prestación de este servicio, pues la población depende en gran medida de las remesas.

Informó que a la fecha sólo se tiene un cajero que fue colocado por petición de la presidencia municipal, pero resulta insuficiente.

Otra de las opciones que comúnmente utilizan en la localidad es recibir el dinero en Jerez mediante las sucursales de tiendas como Electra, Soriana o algunos bancos, pues las opciones son variadas y además lo consideran como envío seguro.

 

Problemas en el sur

 

En varios de los municipios que integran el Cañón de Tlaltenango se padece por la falta de este servicio, lo que también ocasiona que los usuarios tengan que trasladarse a otras localidades.

El secretario de gobierno del municipio de Momax, Federico Alonso Haro Mayorga, explicó que el municipio es pequeño “por lo mismo no cuenta con servicios financieros, pero el pago de nómina a los trabajadores es por medio de una institución bancaria a través de transferencia”.

Esto implica que los trabajadores se trasladen para cobrar su salario; a últimas fechas algunos comercios de Momax cuentan ya con terminales electrónicas para retirar dinero en efectivo, mismos que permiten el retiro y entrega de remesas.

Haro Mayorga mencionó que aun cuando han hecho las gestiones pertinentes para tener una oficina de Telégrafos en el municipio que permita transferencias bancarias y retiro de dinero, y también se ha hecho el papeleo para contar con un cajero automático; la solicitud sigue en trámite.

En Atolinga, que también es un municipio pequeño, el problema es el mismo.

La petición para contar con una oficina de Telecom se realizó desde la administración pasada, pero no ha prosperado.

Alejandro Serrano Pérez, secretario de gobierno del municipio, mencionó que muchas personas prefieren acudir hasta Tlaltenango para recibir una atención más personalizada.

El secretario de gobierno de Santa María de la Paz, José Manuel González, informó que ellos pagan la nómina en la institución bancaria de Tepechitlán.

Los trabajadores por tanto se trasladan “no sólo para cobrar su nómina, sino también los habitantes que reciben remesas, lo que implica pérdida de tiempo y de dinero, pero además, han sido víctimas de robos, no sólo en el trayecto, sino afuera de las sucursales bancarias”.

Ante esta situación, el funcionario informó que han hecho los trámites correspondientes para traer un cajero automático o por lo menos algún servicio financiero, pero hasta el momento no ha habido respuesta.


Los comentarios están cerrados.