KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Los integrantes de la Asociación de Comerciantes Establecidos y Habitantes del Centro Histórico de Zacatecas AC solicitaron al Ayuntamiento de Zacatecas les muestre el plan de ejecución del proyecto de rehabilitación del Centro Histórico y solicitaron la intervención del gobernador Alejandro Tello Cristerna en el tema.

“Jamás nos opondremos a una obra necesaria en beneficio de la ciudad. Lo que nos tiene aterrorizados son los tiempos en los que esta obra pudiera llevarse a cabo”, sentenciaron en conferencia.

Dicha preocupación se sustenta, afirmaron, en que cada que el Centro Histórico ha sido intervenido con obras de esta naturaleza, “nunca han podido cumplir o han tenido la capacidad de cumplir en tiempo y forma la finalización de las mismas”.

Los inconformes catalogaron la intervención del gobierno como insensible para utilizar recurso a como dé lugar, sin importar el impacto que provoca en las familias. “Por ejercer un peso se pueden perder cien”, subrayaron.

En este tenor, los quejosos solicitaron un estudio del impacto socioeconómico de la obra y proyecto ejecutivo, y demandaron la  falta de acercamiento entre los habitantes y comerciantes. “No hay sentido común ni sensibilidad en el proyecto, mismo que fue hecho al vapor, mal planeado y sin medir consecuencias”, aseguraron.

A la par los comerciante se pronunciaron “en contra del proyecto”, pero si la justificación del proyecto, que es el cambio de drenaje y red de agua potable, está avalada por expertos, colaborarán en la ejecución de dicha obra.

Detallaron que en las calles Tacuba, Allende y avenida Hidalgo, zona que se pretende intervenir, se encuentran 12 hoteles, 26 restaurantes, cuatro grandes tiendas departamentales, siete instituciones bancarias, seis estacionamientos, seis farmacias, 198 tiendas (zapaterías, tienda de ropa, dulcerías, souvenires, regalos, agencias de viajes, mezcalerías, entre otros).

Sostuvieron que dichos establecimientos ofrecen empleo directo convirtiéndose en la fuente de ingreso de más de 2 mil 800 familias, los cuales se verán afectados con estas obras, así como los 18 mil empleos indirectos que el Centro Histórico genera.

Asimismo, externaron que en esta obra se “tiene mucho en juego” y catalogaron como “valiente” el proyecto, debido a que se ejecutaría la obra en tiempos electorales y se convertiría en una de las intervenciones más grandes del estado, tanto en infraestructura como económicamente.

Por esta razón, los comerciantes y habitantes del Centro Histórico “estaremos con lupas y reflectores, y cualquier demora significaría una pérdida para el sustento de miles de familias”, aclararon.

De igual manera, reconocieron la voluntad y la disponibilidad de la alcaldesa Judit Guerrero López, ya que ha escuchado las inquietudes; sin embargo, consideraron, “la buena voluntad, y ella lo debe de saber, que la falta de presupuesto, una mala empresa constructora, la intervención del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) para paralizar la obra pueden existir causando grandes consecuencias”.

 


Los comentarios están cerrados.