Ninis

Es claro que cada que El Peje Andrés Manuel abre la boca medio mundo se asusta y enciende alarmas y demás. Ya sea por una declaración estúpida, como la de la amnistía a los delincuentes, o porque quizás (sólo quizás) dijo algo acertado. Este martes el Peje abrió la boca y ya tiene al país vuelto loco.

¿Pero ahora qué dijo? Ah, pues que cuando sea presidente el gobierno va a mantener a los ninis. Así como lo lee, el Peje ofreció 3 mil 600 pesos para los jóvenes que ni trabajan ni estudian. Su propuesta provocó polémica y hay quien dijo que sería más o menos igual que mantener a los presos. Imagínese, seguir acostumbrando a la gente a que el gobierno le otorgue todo. Bonito desarrollo.

 

Oso

Quien también sigue desvariando es el diputado Oso, bautizado como Luis Medina Lizalde. Cuentan los chismosos que le afectó mucho que el Peje tomara en cuenta a José Narro y no a él para el senado. El Oso no pone de acuerdo sus ideas, incluso le aconsejaron ir a plantar una rosa como La Chole, ahí en la Alameda, y a ver qué resulta.

El diputado Oso ahora dice que “AMLO es candidato presidencial de un movimiento amplio con una sola coincidencia fundamental: fin de la corrupción, por eso cabemos todos”. Dicen las serpientes que el Oso se mordió la lengua, pues una buena parte de “corruptos” terminará… en Morena. Y, en efecto, ahí caben todos.

 

¿Proyecto?

Luego de que Morena, o mejor dicho el Peje Andrés Manuel (ya entrados en el tema) le dio la espalda a los Monreal, Saúl (el más pequeño), si usted recuerda estimado lector, dijo que seguiría en el proyecto de AMLO pero que él no participaría… en nada. Pues qué cree, que muy a su estilo, Saulito anda trabajando por su lado, ya sabe, pero con pie dentro Morena y con un pie afuera.

Incluso en la semana, Saúl Monreal dio la bienvenida al “proyecto de AMLO” (no de Morena) al regidor independiente (ahora ex) por Fresnillo Raúl Ulloa Guzmán. Sí, ese que tanto criticó el proyecto del Peje hace un año y que la ha pasado de chapulín para ver qué agarra. Y como las fuerzas invisibles los hacen y ellos se juntan, ahora Saúl y Ulloa se unieron a ver qué agarran.

 

Nada

Nos llega al frasco de veneno un comentario que las serpientes comparten: “no les gusta nada” y en efecto, a las serpientes ¿qué les gusta? La pregunta vino luego del comentario de la horrorosa villa navideña colocada en la desmadrada (por MAR) Plaza de Armas. El caso es que la gente concuerda con las serpientes: lo único tierno son las borregas del corral y que sufren de frío.

Dicen los chismosos al interior del gobierno que estaba mejor la pista de hielo, un concierto de navidad (que ya tampoco se hacen), obras de teatro, posadas en tu colonia, pero este año ni eso… Por lo menos para cerrar el año el gobierno debió intentar levantar el ánimo de la gente, pero es una navidad de pobreza e inseguridad, gris y fría.


Los comentarios están cerrados.