Culpas

 

El año está por llegar a su fin y para muchos termina con un mal sabor de boca. Es la primera vez que se siente la ingobernabilidad, la violencia fue pan de cada día, los zacatecanos estamos solos, tenemos autoridades que son más bufones que políticos y que les importa un bledo lo que pasa frente a sus narices.

Y sí, es culpa del mandatario Alejandro Tello, aunque se diga lo contrario, él es culpable de tener buenas intenciones y ser buena persona y proteger a su amigo de la infancia. Sí, Alejandro Tellos se hunde cada vez más por cuidar a Miguel Alonso Reyes y su familia, que son quienes realmente dejaron al estado en desastre, endeudado y saqueado.

 

Buitres

Lo hemos dicho infinidad de veces, Alejandro Tello tiene buenas intenciones, pero a su mala amistad con MAR hay que agregarle la ineptitud de “sus” buitres que se dicen funcionarios y que solo están a la espera de los procesos electorales para saltar al siguiente cargo y seguir mamando del erario.

A un año los buitres no mostraron compromiso con su jefe, el gobernador Tello. Ellos ven más por sus intereses, por ganar dinero y construir hoteles, como la secretaria de gobierno Fabiola Torres o el titular de la SAMA Victor Armas, que quiere tener el poder de “algo”… y la lista sigue. Unos de menor nivel como Juan del Real ya se fueron y en los meses siguientes se irán más. Buitres.

 

Tragedias

A toda esas cosas malas que sucedieron en 2017 hay que agregarle el quebranto de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) que ha sido rescatada unas 20 mil veces, cuando la única solución es hacer una cirugía mayor y recortar los super salarios y las super becas de docentes que ni clase dan.

Y también hay que agregarle la falta de capacidad del rector Antonio Guzmán, de los diputados locales (otros bufones) y los legisladores federales (otros buenos para nada) para gestionar recursos. Fueron muchos los rescates, pero realmente nadie ayudó a la máxima casa de estudios y obvio, menos sus trabajadores ni sus egresados ni sus sindicalizados.

 

Adiós

En los días que le quedan a 2017 es seguro que nuestras autoridades harán de las suyas (no se requiere ser pitonisa) y también es seguro que la inseguridad hace su parte e igual los diputados locales se diviertan (con su super bono) y digan más estupideces y ahí estará usted para presenciarlo…

 

En Puro Veneno hacemos un receso, las serpientes entran en modo hibernación, reunimos toda la comida para regresar recargados en 2018 y destilar veneno y criticar todo lo que sea necesario. En NTR deseamos la unidad de las familias, paz y un Zacatecas más seguro para 2018. Nos leemos el año que entra.


Los comentarios están cerrados.