ALEXA CARRILLO | NTRZACATECAS.COM
ALEXA CARRILLO | NTRZACATECAS.COM

La poesía resulta ser una gran herramienta para desarrollar y estimular el aprendizaje y fortalecer los vínculos afectivos de bebés y niños, además adquieren con esta actividad valores estéticos y nuevos conocimientos, explico la pedagoga Andrea Alicia Espino García.

El primer paso que hay que lograr es fomentar el interés por la lectura, ya que cuando los niños se encuentran en la etapa del aprendizaje este hábito llega a fastidiar y, por lo tanto, toman una postura en contra de la lectura.

Sin embargo, para que los pequeños disfruten de la lectura, se deben seleccionar pequeños poemas, para que los niños desarrollen una capacidad en la musicalidad y amplíen su vocabulario.

“Está comprobado que la lectura de la poesía estimula la imaginación los niños, con la que desarrollan un pensamiento fuera de la caja, como comúnmente se le conoce al pensamiento divergente”, afirmo la especialista.

Asimismo, se desarrolla la capacidad de atención y memoria, con las que mejora su capacidad auditiva y expresión oral, “para los pequeños que tienen problemas de dicción leer poemas corrige la mala articulación de las palabras”, explico.

Dijo que cuando una madre lee poemas a los hijos cuando aun están en el vientre, y fuera de este, se extiende en los bebes la sensibilidad artística y el contacto con los sentimientos, recurso para la educación emocional tanto de niños como adultos.

El aprendizaje social que otorga la poesía es importante, pues transmite valores como la solidaridad y la tolerancia.

Resulta indispensable, entonces, darles a los niños recursos que se grabarán en sus memorias. La poesía puede ser una herramienta de enseñanza integral para los niños en la actualidad.

 


Los comentarios están cerrados.