NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM
NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM

Realizan censo para cuantificar las afectaciones

 

Durante las heladas que se registraron a principios de mes hubo pérdidas en cultivos de girasol, ajo y cebolla, estos dos últimos productos debido a que todavía estaban tiernos, informó Víctor Manuel Escobedo Torres, jefe del distrito de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Detalló que apenas se realizan los reportes de afectaciones para hacer válido el seguro catastrófico en el cultivo de girasol, ya que tenía validez hasta el 15 de diciembre; las comunidades más afectadas fueron Estación Gutiérrez y los Pardillos.

“En El Mineral los cultivos de primavera-verano de temporal que se sembraron de manera tardía lograron dañarse por las heladas. Tenemos detectadas 70 hectáreas de girasol, aunque no se conoce todavía la cantidad de daño, mientras que los cultivos de otoño-invierno, como ajo y cebolla, también tuvieron afectaciones porque estaban tiernos, pero esperemos que haya recuperación de este cultivo”, explicó.

Los agostaderos también registraron daños, principalmente las nopaleras silvestres, ya que las temperaturas fueron extremas.

Sin embargo, el funcionario expuso que también hubo beneficios para la tierra, pues en estas temporadas los agricultores que realizaron de manera correcta la preparación de terrenos, como barbechos y rastreos de superficies, podrán agotar la posibilidad de proliferación de plagas.

En tanto, los cultivos que tienen mayor resistencia son la cebada y la avena, pues además esta última tiene mayor amacollamiento y, por lo tanto, una mejor cosecha; al momento llevan 150 hectáreas y aún realizan la siembra algunos productores.

En cuanto al frijol, Escobedo Torres refirió que en el momento de las heladas ya estaba 90 por ciento del producto cosechado y el 10 por ciento restante, aunque estaba en la tierra, ya estaba maduro y no tuvo daños.

Se estima que se cosecharon 72 mil hectáreas de frijol, con un rendimiento de 300 kilos a una tonelada y media por hectárea, dependiendo de las zonas.

Además, el funcionario mencionó que debido a las necesidades de los productores se vendió buena parte de la cosecha y el resto se pidió que lo acopiaran para definir un mejor precio ante la oferta y la demanda.


Los comentarios están cerrados.