La triste realidad que contrasta con la palabrería.


Deja un comentario