Alberto Chiu
Alberto Chiu

En entrevista para NTR Medios de Comunicación, hecha a colación por el más reciente resultado publicado por el INEGI respecto del decrecimiento en el Producto Interno Bruto (PIB) estatal, el docente universitario José Luis Guardado Pérez se refirió a Zacatecas como una “isla de atraso en el centro-norte del país”… y con gran tristeza hay que asumir que efectivamente eso es lo que parece.

Resulta muy curioso que mientras las demás entidades vecinas nuestras muestran niveles de crecimiento constante, sostenido de 2, 3 o más puntos porcentuales anualmente, en Zacatecas nomás no vemos la nuestra y, por el contrario, cada vez parece que aportamos menos porque simplemente aquí no existe ni la industria, ni el comercio, ni la producción primaria, ni los servicios que en otras entidades generan riqueza y desarrollo.

¿Cómo es que llevemos tantos años (porque sí, ya son muchos) más o menos en la misma situación y con la misma tendencia de caída? ¿Qué de veras ninguno de los gobiernos recientes ha sido capaz de establecer políticas públicas de desarrollo sostenido, con planes de crecimiento a largo plazo y estructuras o infraestructura suficiente para dotar de condiciones suficientes para el correcto desarrollo social y económico?

Pues no, parece que no. Por el contrario, nuevamente las frías cifras que nos comparan con las demás entidades vecinas nuestras, parecen decirnos que estamos sumidos en la peor de las crisis de políticas públicas que sirvan a la sociedad en su conjunto y, por el contrario, nos llenamos de noticias acerca de corrupción, impunidad, desaseo gubernamental, apatía en el servicio púbico, colusión de la autoridad con las fuerzas oscuras, y una increíble indecisión y falta de firmeza desde el ejercicio del poder.

Con cifras como las que revela el INEGI, y la grave situación de incertidumbre que prevalece en gran número de nuestros municipios, no es de extrañar pues que por más que se intenta promover –por ejemplo– la llegada de inversiones o el desarrollo de nuevas empresas locales, muchos de los inversionistas nacionales o extranjeros, o los emprendedores locales, se decidan mejor por migrar a otras entidades mejor agraciadas y con mejores condiciones para su instalación.

Es también motivo de desazón entre la ciudadanía el ver cómo, mientras aquí las condiciones son deplorables, los impuestos que se pagan son más elevados que en esas otras entidades, y sin embargo aquí no se ve ni de lejos el mismo nivel de desarrollo, a pesar de que se siga presumiendo a Zacatecas como una tierra de oportunidades con condiciones geográficas inmejorables… pero que no cuenta ni siquiera con la infraestructura de comunicaciones o la suficiencia de personal calificado para las grandes empresas.

El gobierno ha prometido que este año, por ejemplo, será el del empleo y la seguridad, y sigue sonando eso como cualquier otra promesa de campaña que, lamentablemente no se ve por dónde se pueda convertir en realidad, y tampoco se percibe tangiblemente el trabajo de los distintos funcionarios públicos de primer nivel, o de plano se percibe negativamente.

No por nada, los comentarios que sobresalen ahora es que el actual proceso electoral será sumamente “complicado” si es que el partido en el poder pretende retenerlo… pero también lo será para cualquiera que gane la elección en caso de que haya cambio de marca en el Ejecutivo o el Legislativo. Nadie la tendrá fácil, seguramente.

Por eso precisamente será de vital importancia que la ciudadanía empiece a exigir, desde ya, que quienes aspiren a un cargo de elección (cualquiera que éste sea) presenten, detalladamente, su plan de acción y programa de trabajo para que podamos evaluar si en realidad saben a lo que se quieren meter, y si en realidad tienen intenciones de sacar adelante al estado… hasta donde se pueda, claro está. Es cierto que nadie está obligado a lo imposible, pero sí todos lo están a hacer su mejor esfuerzo, y eso lo tienen que demostrar desde su planeación. No se vale ya votar por improvisados o advenedizos.


Nuestros lectores comentan

  1. José Escobedo Domínguez

    TIENE TODA LA RAZÓN MI ESTIMADO MAESTRO JOSÉ LUIS GUARDADO. PERO SIN CONTRADECIRLO LE COMENTO (PORQUE ME TOCÓ VIVIRLO), QUE DESDE LOS GOBIERNOS DE RODRÍGUEZ ELÍAS, RUIZ GONZALES, PÁMANES ESCOBEDO, CERVANTES CORONA, HASTA GENARO BORREGO, LOS POCOS RECURSOS QUE LLEGABAN DE LA FEDERACIÓN LOS HACÍAN RENDIR, CON PROGRAMAS Y ORDEN ADMINISTRATIVO, ADEMÁS DE SER BUENOS GESTORES ELLOS, POR LO QUE HABÍA DINAMISMO DENTRO DE LO QUE CABE RECONOCER. DESPUÉS DE ELOS SE INICIÓ LA CORRUPCIÓN Y EL MARASMO, Y NO SE SABE HASTA CUANDO PUEDA DURAR. POR LO PRONTO SEGUIREMOS SIENDO LA ISLA DE POBREZA EN EL CENTRO NORTE DEL PAÍS.