NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM
NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM

 

Mala conducta y reprobación, principales causas de deserción escolar

 

Fresnillo.- Luego de terminar el primer semestre de cada ciclo escolar, algunos jóvenes de secundaria deciden no regresar a clases, debido a sus calificaciones reprobatorias, por problemas de integración u otras causas y una de sus opciones para finalizar este nivel es el Instituto Zacatecano de Educación para Adultos (IZEA); la zona 3 mil 208 en Fresnillo recibe el mayor número de alumnos, detalló el coordinador José Antonio Mota Hernández.

Expuso que al menos en 2017 recibió a cerca de 50 adolescentes en esta situación, quienes cumplieron con los estatutos y terminaron la secundaria sin ningún problema.

Refirió que a tres días de apertura del IZEA, después de las vacaciones, se han recibido a cerca de siete jóvenes que por reprobación o problemas de conducta decidieron inscribirse, por lo que se espera que este año aumenten los casos hasta 80 por ciento.

Mota Hernández enfatizó que este modelo educativo ha hecho que se avance en el rezago educativo de este nivel hasta en 70 por ciento y de estos casos la mayoría de los niños desertan de secundarias, debido a malos comportamientos.

Sin embargo, al llegar al IZEA los jóvenes no tienen conductas inapropiadas, al contrario, hacen amigos y respetan a sus asesoras; el ambiente en el que se desenvuelven es bueno y lo saben aprovechar, consideró el coordinador.

Este tipo de problemas se dan más en la zona urbana, pues es donde existe más demanda, pues en la zona rural quienes desertan es para migrar a Estados Unidos y no porque no quieran concluir sus estudios.

Los jóvenes que llegan a la institución para solicitar asesoría vienen de todo tipo de secundarias, ya sean generales, técnicas o telesecundaria, expuso el funcionario.

 

Rezago educativo

El coordinador de IZEA en El Mineral, José Antonio Mota Hernández, consideró que se continúa con la meta de disminuir el analfabetismo, pues aún es un reto, ya que no todos los adultos se atreven a comenzar a estudiar.

Sin embargo, enfatizó que continúa la lucha y tan sólo en 2017, en adultos mayores, se logró alfabetizar a 200 personas de entre 80 y 90 años, quienes recibieron su certificado.

Los adultos mayores, por lo regular, aceptan el reto de aprender a leer y a escribir por iniciativa propia y el apoyo de sus familias, pues en su momento no lo hicieron, debido a que no había las suficientes escuelas o estaban muy lejos.

Finalmente, el funcionario aseguró que las metas de 2018 no se les han asignado.


Deja un comentario