Alberto Chiu
Alberto Chiu

La situación actual de inseguridad en Zacatecas, reflejada en las cifras dadas a conocer por la autoridad correspondiente, le sirven a la ciudadanía para saber al menos que en la primera quincena de este año van al menos 7 casos de privaciones ilegales de la libertad –levantones, secuestros–, y ellos nos aseguran que están trabajando para lograr su liberación sanos y salvos, en muchas ocasiones luego del pago de cuantiosos montos de dinero por parte de sus familias.

En la generalidad de estos casos, es la propia autoridad quien recomienda, sobre todo a los medios de comunicación, mantener un prudente sigilo mientras se llevan a cabo las negociaciones con los secuestradores, a fin de no entorpecer el diálogo o provocar que quienes tienen al secuestrado lo asesinen por tener demasiada exposición pública. Y es de entenderse.

Pero ¿qué intención tiene la gente de Comunicación Social del propio gobierno, al colaborar con darle más difusión a uno de estos casos, enviando un comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública para “coadyuvar” a desmentir una presunta carta apócrifa de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción? Es como darse un balazo en la pata, como coloquialmente se dice.

Peor aún, el desmentido de la carta apócrifa –presuntamente enviado, éste sí, por la CMIC– reitera que desde el principio de esta administración estatal han estado insistiendo ante el gobernador que están preocupados por la inseguridad, particularmente para con sus agremiados, y señalan como “justa” la demanda que queda expresada en la carta apócrifa.

Se cuidan, eso sí, de “defender” (no se entiende cómo) a la persona del gobernador Alejandro Tello señalando que no se le puede echar abajo o denostarlo en su persona con mentiras o con insultos. ¿Son insultos o mentiras los señalamientos de que la gente tiene miedo? ¿Califican como tales las exigencias de que ya se haga algo definitivo para parar la ola de asesinatos y de secuestros que dejan a muchas familias en la desazón y la desesperanza? ¿Cómo carajos pues consideran justa la exigencia y al mismo tiempo la demeritan calificándola de falsedad o de ataque?

¿Espera acaso la CMIC, su presidente y sus agremiados pues, que la gente deje de hacer reclamos justos, con tal de no tocar ni con el pétalo de una crítica al gobernador o a sus colaboradores? No lo creo. Y ojalá no sea así, pues sus agremiados también son parte de la sociedad que tiene miedo, y tan sólo habría que preguntarles a varios de ellos si no están preocupados por lo que está pasando en la entidad.

Y de plano, el papel que está jugando la coordinación de Comunicación Social del gobierno nuevamente da muestras de que está virtualmente en otro mundo (uno donde no hay violencia), que sus intereses no son quizás ni siquiera proteger al gobernante (cada vez que lo intentan lo hacen quedar mal), y que tal vez sólo están preocupados por quedar bien con su patrón, con tal de no perder la chamba, a costa de su propio patrón.

Y si la cámara de los constructores, o cualquiera otra, tiene necesidad de salir a los medios a desmentir cualquier cosa, pues bien lo puede hacer por sí misma, y no utilizando al aparato comunicacional oficial, como si fuera un apéndice del propio gobierno… a menos, claro, que así lo tengan considerado sus propios dirigentes, lo que les deja todavía más mal parados socialmente, en una situación que muchos señalan a voz en cuello, de que en lugar de ser elementos de balance en la relación gobierno-sociedad, son en realidad sólo comparsas de aquél.

El asunto, como quiera que sea, es que hay nuevamente más casos de relevancia en los primeros días del año en materia de violencia, expresados en más de una persona asesinada diariamente, y casi una persona secuestrada cada dos días en la entidad. Con esas cifras, sin resultados tangibles, y con las ayudas de su comunicación, es natural que haya miedo…


Nuestros lectores comentan

  1. José Escobedo Domínguez

    MI ESTIMADO BETO: ESA MALDICIÓN QUE VIVE ZACATECAS NO VIENE DEL INFIERNO, SINÓ DE ESTA TIERRA LLENA DE POLÍTICOS CORRUPTOS Y DE DEBILUCHOS, COMO ESE PRESIDENTE DE LOS CONSTRUCTORES, QUE TRABAJA PARA SU PROPIO INTERÉS. PERO SOBRE TODO DE UNA DEBILIDAD DE LOS GOBERNANTES QUE NO SE HAN DEFINIDO POR ATACAR DE RAÍZ EL PROBLEMA, QUE BIEN CONOCEN. HACEN FALTA LOS RODRÍGUEZ ELÍAS Y LOS CERVANTES CORONA PARA QUE ESTO SE ACABE DE UN MANAZO EN LA MESA. PERO ELLOS ANDAN DE TURISTAS, Y EN LO SOCIALITO, QUE ES MÁS CÓMODO. AQUELLOS GOBERNANTES NUNCA SALIERON DE TURISTAS. SÓLO ESTABAN EN SUS TAREAS EN ESTAS TIERRAS. CON CARÁCTER Y ENTREGA. ATENDIENDO A DIARIO A LOS ZACATECANOS. HAGO UN LLAMADO A ALEJANDRO TELLO CON RESPETO Y COMO HUMILDE CIUDADANO, PARA QUE SE DECIDA A ENFRENTAR ESTA SITUACIÓN. ÉL SABE CÓMO. SÓLO TIENE QUE TENER MÁS CONFIANZA EN LOS ZACATECANOS DE A DEVERAS. Y VERÁ QUE PODRÁ RESULTAR UN GRAN GOBERNADOR. LA GENTE SABEMOS QUE EN VERDAD ÉL ES UN POLÍTICO DIFERENTE Y QUE ES HONESTO Y CON PRINCIPIOS. ENTONCES CON GENTE COMO ÉL, DEBE DIALOGAR PARA BUSCAR LA SALIDA A ESTE TÚNEL QUE APARENTA NO TENER SALIDA. PERO QUE COMO TODO, EXISTE SIEMPRE UNA SOLUCIÓN. NADA ES ETERNO.