FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM
FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. La Secretaría de Educación Pública (SEP) distribuyó manuales de actuación ante acontecimientos que pongan en riesgo a las comunidades escolares, luego de que 2017 cerrara con un aumento sin precedentes de la violencia. En Zacatecas ya comenzaron a aplicarse estos protocolos.

Además de matemáticas y español, este año, niños y jóvenes deberán aprender cómo protegerse de la inseguridad, por ejemplo de balaceras, secuestros, amenazas de bomba, operativos militares o policiacos, así como de otros sucesos violentos cada vez más comunes en las comunidades estudiantiles, entre los que se mencionan intentos de suicidio y uso de armas dentro del plantel.

El delegado de la dependencia federal en el estado, Ramón Navarro Munguía, informó que se diseñan programas que se adecuen a los lineamientos dictados por la Federación, que inicialmente consideró sólo a los bachilleratos.

Sin embargo, reconoció que, derivado del incremento de la violencia en la entidad, en secundarias y primarias también se optó por seguir medidas para salvaguardar la vida de alumnos y docentes.

Escuelas de los niveles básico y medio, acatan protocolos diseñados por la Secretaría de Educación de Zacatecas (Seduzac), después de que se presentaron ejecuciones y balaceras en inmediaciones de planteles ubicados en Fresnillo y Guadalupe, ciudades reconocidas como de las más peligrosas.

En cuanto a las preparatorias, Navarro Munguía detalló que el Colegio de Bachilleres del Estado de Zacatecas (Cobaez) fue el primero en presentar una propuesta ante el consejo educativo, mientras que el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) está en la etapa de elaboración de la propia.

El primero de los lineamientos aplicados a nivel estatal es la creación de una Junta de Seguridad en cada escuela; en este organismo deben participar el director del plantel, maestros, padres de familia y alumnos, quienes analizarán el entorno de la institución para adaptar a sus necesidades las medidas de protección dictadas por la SEP.

Además de consideraciones básicas, como cerrar todo ingreso a las escuelas y mantener constante comunicación con las autoridades durante enfrentamientos, ahora también se contemplan las acciones a seguir luego de sucesos de esta naturaleza. Es decir, ¿qué pasa con todas las personas involucradas?

El delegado de la SEP destacó que los riesgos por los hechos de inseguridad ocurridos cerca de los planteles educativos no sólo son los del momento, pues después alumnos, padres de familia, profesores y trabajadores administrativos presentan estados de choque y estrés postraumático, lo que perturba el desarrollo de las actividades.

Aunque el problema afecta a toda la comunidad, el criterio a seguir es que “primero se tiene que comunicar a la autoridad educativa que corresponda para dar la atención a los estudiantes. La atención se dará de manera grupal, puesto que se vivió de esa manera, y, en caso de que los especialistas detecten casos particulares, se dará atención personalizada”.

El funcionario federal puntualizó que en Zacatecas no existen psicólogos especializados en esta materia, por lo que durante 2018 se capacitará a 20 profesionales. “Estamos buscando que sean 50 especialistas en total, pero aparte del tema del recurso, está la situación de que en ocasiones las personas no se quieren especializar”.

Éste es uno de los encargos más importantes que tiene la delegación de la SEP, ya que crece la preocupación por las secuelas que se presenten en niños y jóvenes, pero la especialización de los profesionistas cuesta 60 mil pesos por cada 10 participantes.

En general, la función de la dependencia federal será promover que las escuelas del estado sigan los protocolos de seguridad que se distribuyeron en todo el país, mientras que toca a cada institución adaptar los lineamientos.

Navarro Munguía consideró 2017 como un parteaguas para decidir la regulación de medidas ante la violencia dentro las escuelas. Recordó que varios hechos de inseguridad ocurrieron en las inmediaciones de centros educativos durante este año.

Como el más destacado, citó la ejecución de un hombre que iba a recoger a su hijo a una primaria de la colonia Tres Cruces en la capital. “Fue un caso muy sonado en la entidad, con el que la Secretaría de Educación (Seduzac) puso sobre la mesa la creación de los protocolos para proteger a los estudiantes”, subrayó.

 

“No sabemos cómo actuar”

Rosa “N”, madre de dos niños que estudian en la primaria Salvador Varela Reséndiz, se pronunció a favor de que las medidas de protección se enseñen no sólo a docentes y trabajadores, sino también a alumnos y padres de familia.

La escuela a la que acuden sus hijos es la que protagonizó el hecho referido por el delegado de la SEP, en junio.

La mujer, que pidió el anonimato por temor a represalias, recordó el terror que se desató por el ataque armado y, después, con el fuerte operativo que se implementó en la zona, en la que existen varios planteles, desde preescolares hasta universidades.

“El problema es que los malandros ya no respetan, eso fue lo que pasó cerca de la escuela. En mi caso estaba en camino para recoger a mis hijos, se escucharon balazos y corrí para ver si estaban bien. Gracias a Dios estaban adentro de la escuela”, dijo con alivio.

Sin embargo, no pudo evitar caer en pánico cuando llegó y vio a otros padres alterados por desconocer cómo estaban los niños. Reconoció que se contagió del miedo que sentían y que hubo un desconcierto total, una crisis colectiva. “Vi a muchas madres llorando, gritando, pidiendo a sus hijos, corriendo con sus hijos, la verdad fue desesperante”, enfatizó Rosa.

Al advertir que en el inicio de 2018 continúa la violencia, la madre de familia consideró importante que las autoridades educativas enseñen a las comunidades escolares a protegerse y reaccionar. “Muchas personas no saben actuar ante esas situaciones, lo que hace que arriesguemos más a los niños”, recalcó.

 

Urgen protocolos

La responsable del programa de Convivencia Escolar de la Secretaría de Educación de Zacatecas (Seduzac), Clara Verónica Delgado Venegas, reconoció que hasta entonces no se tenían medidas de acción en caso de hechos violentos y aseguró que se adoptarán todas las que se ordenen desde la Federación.

Detalló que, cuando se presentan este tipo de hechos, las autoridades educativas optan por la contención. “Hacemos llamado a las autoridades correspondientes para identificar a aquellas personas que requieran atención por estrés post-traumático. Entonces todas esas personas son identificadas junto con sus familias”.

Adelantó que en una semana se daría a conocer el protocolo oficial para la detección de ingreso de armas en instituciones educativas, a cargo de la Secretaría de General de Gobierno. Sin embargo, en cuanto a balaceras, amenazas de grupos armados y otros sucesos de este tipo, no refirió un programa en específico.

“En el otro caso de acciones violentas no existe un protocolo, pero hacemos las acciones necesarias”.

Informó que el 10 de enero arrancó en Jalpa el taller Primeros Auxilios de Atención Psicológica. En total, se implementarán 10 cursos de este tipo en cinco municipios; en cada una de estas capacitaciones se contempla una participación de 40 personas, por lo que se contempla llegar a unas 400.

Estos adiestramientos se llevarán también a Jerez, Guadalupe, Pánuco, Zacatecas y Fresnillo y está pendiente confirmar su extensión a Pinos y Loreto.

Delgado Venegas explicó que en los talleres participarán psicólogos y maestros pertenecientes a la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER), a quienes se enseñarán las herramientas para la primera atención de afectados y para identificar cuándo es necesario que se involucren otras dependencias en el caso.

Pese a que la decisión de la SEP generó críticas a nivel nacional porque se considera una “normalización de la violencia”, tanto autoridades federales como estatales en Zacatecas evaluaron como una necesidad que se acaten estos preceptos en el estado, pues se trata, ante todo, de proteger a los cientos de miles de niños que acuden a clases todos los días.

 

Cerca de la violencia

El recuento de hechos violentos ocurridos cerca de escuelas durante 2017 se reduce a cuatro en todo el estado, según el vocero de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Marco Antonio Vargas Duarte.

Aseguró que sólo se registraron cuatro eventos de este tipo, tres enfrentamientos y el hallazgo de un cadáver cerca de un centro escolar. No obstante que se trata de planteles en los que había niños en edades de 3 a 15 años de edad, el funcionario minimizó estos acontecimientos.

“Fueron tres agresiones cerca de instituciones educativas, donde afortunadamente ningún estudiante resultó lesionado. Los hechos transcurrieron con miembros de grupos delincuenciales que se les hizo oportuno realizar la agresión cerca de escuelas, pero no porque fuera representativo el hecho de que hubiera una escuela”, argumentó.

Sobre el asesinato de un padre de familia de la escuela de la colonia Tres Cruces, resaltó la distancia a la que se ejecutó el ilícito: “estamos hablando de que a 50 metros de la escuela ocurrió el hecho, casi a la hora de la salida, donde un hombre de 32 años de edad iba a recoger a su familia y es en el momento en que lo agredieron y pierde la vida en el lugar”.

Los otros tres casos sucedieron en Fresnillo. Vargas Duarte refirió que, el 9 de octubre, cerca de la escuela Progreso, un joven de 19 años fue agredido a balazos.

Luego, el 24 del mismo mes, en las inmediaciones de la Telesecundaria 5 de la colonia Lienzo Charro, “dejaron un cuerpo, (pero) no hubo agresión; era un hombre de entre 35 y 40 años que quedó en calidad de desconocido”.

El último suceso registrado el año pasado fue el 16 de noviembre, en esa misma zona de Fresnillo. En esta ocasión, “cerca de un jardín de niños llamado José Vasconcelos, agreden a un hombre de 44 años”.

 


Los comentarios están cerrados.