MIRIAM SERRANO / LETICIA MONTAÑEZ | NTRZACATECAS.COM
MIRIAM SERRANO / LETICIA MONTAÑEZ | NTRZACATECAS.COM

SOMBRERETE. Grupo México y Germán Larrea sufrieron un revés por parte de la autoridad, luego de que Rebeca Patricia Ortiz Alfie, juez del Quinto de Distrito en Materia de Trabajo de la Ciudad de México, concedió el amparo al Sindicato Nacional Minero Metalúrgico (SNMM) que dirige Napoleón Gómez Urrutia, por el desalojo que padecieron los huelguistas de la Mina San Martín de Sombrerete.

La huelga inició el 30 de julio de 2007 y sigue vigente hasta hoy, pues se originó por las pésimas condiciones de seguridad, higiene, violaciones al contrato colectivo y el desconocimiento de la dirigencia a nivel local y a nivel nacional.

Después de cinco años de instalada la huelga en la mina San Martín, Grupo México creó el Sindicato Nacional de Trabajadores de “Exploración, Explotación y Beneficio de Minas de la RM” (SNTEEBMRM) denominado “blanco”, y el 31 de agosto de 2012, con violencia desalojaron a los huelguistas y se apoderaron de las instalaciones hasta el día de hoy.

De acuerdo con el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM), después de seis años y medio de acciones ilegales y violentas de Grupo México, en contubernio con las autoridades, contra la huelga minera, los huelguistas ganaron el amparo y pudieron regresar a su manifestación por la exigencia de sus derechos y mejores condiciones laborales.

Al respecto, José Núñez Velásquez, secretario general de la sección 201 en la demarcación manifestó que no habrá pronunciamiento ni acción hasta que una autoridad competente actúe como es debido en la entrega del inmueble.

Después de haber leído el comunicado que se le hizo llegar, explicó que, desde que los desalojaron de las instalaciones de la Mina de San Martín (2012), se perdieron muchas cosas de las que nadie da razón, por tal motivo no pueden tomar posesión, pues no quieren caer en imputaciones que no les corresponde.

“La Empresa trajo gente de fuera y ellos desmantelaron las instalaciones en la mina de San Martín; se tiene evidencias de esta situación, ya que la policía municipal detuvo a algunos trabajadores con objetos que se llevaron y manifestaron que la misma empresa les había autorizado hacerlo”, explicó.

En este sentido, la empresa los incitó a llevarse todo lo que se pudiera. “Por esta razón, de acuerdo con esta resolución no podemos actuar por nosotros mismos, sino hasta que una autoridad venga a dar fe de cómo está la mina y posteriormente hacer la entrega, si así se estipula”.

Actualmente, se cuenta con 185 agremiados que son los que aún están en pie de lucha, pues por diferentes motivos de salud, economía, muchos abandonaron la causa.

“Nosotros permaneceremos en pie hasta que la autoridad decida hacer su trabajo, ya que ante la Secretaría del Trabajo se expusieron las peticiones sobre las situaciones que propiciaron la huelga, hasta que ellos fijen día y hora para sentarnos en una mesa de diálogo, pues la empresa es quien no ha querido sentarse a negociar, por tanto si la autoridad de la Secretaría del Trabajo sigue solapando esa negativa, seguiremos en pie de lucha”.

De esta manera, “hasta que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) haga el llamado para la mesa de diálogo, ahí estaremos”.

Por otra parte, trabajadores que pertenecen al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), opinaron que el 8 de enero de 2018, se sentaron en mesa de diálogo en la Ciudad de México ante la STPS.

Por el momento, se está en espera de la resolución de día y hora de cuándo se realizará el recuento para analizar verdaderamente quiénes son los que quedarán con el trabajo una vez que la empresa decida retomar las labores.

 


Los comentarios están cerrados.