Alberto Chiu
Alberto Chiu

La detención de cinco policías municipales en activo del municipio de Trancoso, señalados por su presunta participación en al menos un secuestro, abrió las puertas para el escrutinio público no sólo de quienes son elementos de las diversas corporaciones policiacas, sino también de quienes por sus cargos administrativos o en funciones de poder Ejecutivo, podrían tener alguna responsabilidad ya sea por su participación o, peor aún, por omisiones que desembocaron en semejante incongruencia como la de una autoridad que se convierte en delincuente.

Por lo pronto, en el municipio de Trancoso ayer parecía, según pudieron dar cuenta tanto reporteros como habitantes de la cabecera municipal, como un pueblo sin gobierno pues no aparecía por ningún lado ni la presidenta municipal, ni secretario de gobierno, ni síndico, ni los restantes policías municipales… y entonces aquello también se antojaba pues, tras los acontecimientos relatados, a un pueblo sin ley.

No sé de cierto, reconozco, si la titular del ejecutivo municipal y sus colaboradores habrían sido llamados por alguna autoridad judicial para responder a una diligencia de investigación; no sé si los demás policías acabaron acuartelados para los mismos fines, mientras la Policía Estatal Preventiva asumía el resguardo de la seguridad en el municipio; no sé hasta este momento qué opinarán los demás miembros del cabildo acerca de todo ello.

Pero sí sé que, cuando faltan las figuras de autoridad, se corre el altísimo riesgo de que no falte quien pretenda convertir dicha ausencia en la oportunidad perfecta para la anarquía, y hacer lo que se les venga en gana con toda impunidad. Sé que la ausencia de autoridad genera, además, desasosiego e incertidumbre en muchos ciudadanos que, de por sí, se sienten totalmente desconfiados al conocerse públicamente que sus policías, quienes se dice les cuidaban, en realidad estaban involucrados en secuestros y quién sabe en qué más.

Y no se trata de entrar en la vieja discusión de si se ha perdido la gobernabilidad o no; o si de que el funcionamiento de un gobierno municipal como el de Trancoso no se ve afectado y sigue proveyendo a la ciudadanía de los servicios y trámites que le corresponden. Se trata, por el contrario, de reconocer que a pesar del aparente funcionamiento de las instancias oficiales, la percepción y el sentimiento de muchos ciudadanos y sus familias es de desamparo, de abandono, de una especie de orfandad porque quien se supone debe velar por el bien común y el interés general de la sociedad, o no está presente… o es quien le agrede.

Ese mismo sentimiento que expresan en voz baja muchos habitantes de Trancoso, sin embargo, no les es exclusivo e igual podemos escucharlo de quienes viven en las inmediaciones de colonias como la Alma Obrera o la Marianita, en esta capital zacatecana, o en Lomas de la Fortuna, Plan de Ayala, Arboledas o Francisco Villa en Fresnillo, donde ayer se registraron nuevos hechos violentos al amparo –nuevamente– de la impunidad y de la perceptible ineficacia de la autoridad para dar con los responsables de estos hechos y llevarlos ante la justicia, para aplicarles las máximas penas establecidas por delitos como el homicidio doloso o la privación ilegal de la libertad.

Los gobiernos (estatal, municipales) no deberían permitir que este sentimiento de orfandad y de abandono de la autoridad se apodere de cada vez más personas en Zacatecas, y eso sólo puede combatirse con una más eficaz, pronta y contundente respuesta al tema de la inseguridad y el enfrentamiento contra la delincuencia, llámese organizada o común, pasando por supuesto por el combate contra la corrupción que, como cáncer, sigue propagándose a su interior a los ojos de muchos.

¿A quién voltearán los ojos aquellos ciudadanos que se sienten desamparados porque ven las afectaciones, los asesinatos, levantones, ataques a su alrededor, si no es a la autoridad legalmente constituida? Me parece que ya es momento de dar muestras más tangibles de ser eso, autoridad, y no quedar como observadores de un macabro espectáculo.


Los comentarios están cerrados.