Alberto Chiu
Alberto Chiu

Escribió Renato Leduc que es una sabia virtud conocer el tiempo, a tiempo amar… y desatarse a tiempo. Y parece que ese tiempo, el de desatarse, le llegó justo antes de las campañas electorales a partidos como el PRD y el PAN, gracias a cuya coalición llegó al poder en el municipio de Trancoso la actual presidente municipal Gloria Estela Rosales Díaz, de quien ahora se deslindan tras el escandaloso caso que involucra a por lo menos cinco de sus policías municipales en un caso –quizás haya más, no lo sabemos– de secuestro contra un empresario constructor de la capital.

Sus razones tendrán para deslindarse de la presidente municipal, y tal vez también sus propias pesquisas sigan para dilucidar si hay o no razones para no “juntarla” ya en sus respectivos partidos o identificarla como uno de ellos. Pero de que el caso del secuestro les ha provocado una especie de roña, es totalmente cierto.

De modo que llega aquí la hora de los deslindes y de desatarse de aquellas personas o personajes que, gracias a las circunstancias, se presentan ahora como posibles “lastres” para uno u otro partido, y conste que esta práctica no es privativa de un solo instituto político, sino que sucede todo el tiempo en todo el país, y ahí están las notas periodísticas que dan cuenta de cómo los partidos se alejan (y hasta patean lejos) a sus “manzanas podridas”.

¿Qué irá a pasar con la primera edil Rosales Díaz luego de este escándalo, al que hay que sumarle también el de su marido, el ex presidente municipal Ricardo de la Rosa Trejo quien le antecedió en el cargo, y sobre quien pesa también una pesquisa judicial por presuntos malos manejos en ese mismo ayuntamiento? Hay que esperar a ver qué dictaminan los jueces.

Por lo pronto, y como también lo reza la sabiduría popular mexicana, otros ya han puesto las propias barbas a remojar y no dude usted, amable lector, que haya más deslindes que le permitan a los partidos o coaliciones formalmente constituidas transitar hacia unas campañas políticas sin tantas losas que cargar a las espaldas.

Y habrá algunos deslindes –como éste– que se hagan públicamente, mientras otros simple y sencillamente serán de facto, como el que se advierte que hay en el caso del diputado federal Benjamín Medrano, cuyas declaraciones recientes sobre las madres solteras y sus hijos generaron malestar no sólo localmente, sino que tuvieron revuelo internacional provocando una ola de rechazo que no sólo le pegaría a su persona, sino al partido que abandera, el PRI. No por nada en los corrillos políticos hay quien apunte que estas declaraciones –y su consiguiente escándalo– ya habrían echado por tierra al menos una parte de las posibilidades de candidatura de Medrano, a algún puesto de elección popular.

Eso, en el plano de la política y los políticos, sería tal vez una cosa normal. Pero también habrá que estar atentos a la otra clase de deslindes: el de muchos habitantes de Trancoso que, habiendo sido amigos o familiares de quienes hoy están detenidos como presuntos secuestradores, o de quienes hoy detentan el poder como parte del ayuntamiento, quizá también prefieran hacerse a un lado mientras culminan las investigaciones y se deslindan responsabilidades.

Y es que hechos como éste tienen esas dos caras: mientras por un lado se ve positivamente la detención de presuntos delincuentes, por otro lado en una comunidad tan pequeña –y casi tan endogámica– como la de este joven municipio, representan un punto de quiebre o al menos un riesgo de ruptura social entre vecinos, entre amigos, entre familias, que no fácilmente se puede reparar, y sólo el tiempo nos dirá si la sociedad misma es capaz de un mejor grado de resiliencia.

Quizás lo único que la sociedad en su conjunto no deberemos permitir, es que esos deslindes opaquen los procesos de justicia para sancionar ejemplarmente a quienes han cometido una falta, y por el contrario será necesario que quienes se deslindan ahora sean capaces de objetivamente exigir, en conjunto, dicha justicia para beneficio de todos. ¿Lo serán?


Nuestros lectores comentan

  1. muy certero y filoso comentario mi q..h.. pero muy certero y falta saber saber mas saludos desde tepechitlan