Silenciosa

Cuenta la leyenda que, recientemente, en una conferencia de prensa presentada de forma hasta pomposa se anunció un “cambio en la estrategia de comunicación” del gobierno, para darle más eficacia a la información en los asuntos de seguridad pública. Y hasta se presentó a una nueva vocera de seguridad, dicen.

Y sí debe ser una leyenda, porque de ese día para acá, van quién sabe cuántos asesinatos de hombres y mujeres en Zacatecas y Fresnillo principalmente, y de la vocería… nada se sabe. O bueno, quienes dicen que saben de ella son algunos responsables de comunicación social de dependencias, los que aseguran que deben “responderle” a la nueva titular en todo lo que hacen. ¡Pues mejor la hubieran puesto en lugar de Héctor Alvarado!

 

Culinaria

Esa aparente actitud de novato prepotente podría explicarse, dicen las víboras chismosas, porque simplemente no hay quien ponga orden en lo interno. O más bien, en la política interior del propio gobierno, cuya responsable Fabiola Torres se la pasa, más bien, ocupada en convivir con sus cuates.

Según cuentan los de lenguas viperinas, antes se la pasaba en un restaurante cercano a la Central de Autobuses, y ahora ya no sale de uno de comida italiana en la plaza Galerías. Y en ninguno de los lugares, aseguran, trata asuntos oficiales ni resuelve broncas que afectan a su jefe, el gobernador. ¡Buen provecho!

 

Caras largas

En torno de una mesa de café, contritos conversaban tres manejadores de partidos políticos. Noemí Luna, Arturo Ortiz y Felipe Álvarez intercambiaban ideas, planes y miradas y todavía le aseguraban a medio mundo que los miraba que no estaban urdiendo, tramando, movimiento alguno para las elecciones.

Discutían, según los chismosos de café, las estrategias disponibles para enfrentar electoralmente a quien hace algún tiempo ya, habría sido quizás también su carta fuerte para la capital. Cuentan que la seria reunión terminó con caras largas, mientras alguno de ellos murmuraba, ya de salida: “En la ma…, bohemios.”

 

Divino

Y ya que todos empezaron a ponerse muy emocionados con las candidaturas, ayer quien se voló la barda fue nada más ni nada menos que el muy famoso Rodrigo Román, mejor conocido como El Ro, quien se aventó como precandidato a la presidencia municipal de la capital por el novísimo partido PAZ Para Zacatecas.

Tanta era su emoción, que causó sensación cuando dijo que para decidir su candidatura, lo había consultado con el mismísimo Señor Jesús (así dijo, conste), ¡y que éste le había contestado que sí, que Él quería que fuera candidato! Bueeeno… que fuera candidato quizás, pero presidente municipal… pues eso no consultó.

 


Los comentarios están cerrados.