MIRIAM SERRANO/NTRZACATECAS.COM
MIRIAM SERRANO/NTRZACATECAS.COM

En lo que va de la administración de Alejandro Tello Cristerna seis niños inocentes menores de 10 años perdieron la vida en hechos violentos. Al respecto el mandatario estatal declaró: “No es parte de una falla en la estrategia, es parte de la brutalidad de actores que sin misericordia van y atentan en un ajuste de cuentas llevando en la vida inocentes”.

 

La Negrita

 

Karla Zoe cumplió tres años el pasado 17 de diciembre y sería presentada en el templo el 14 de febrero, al mismo tiempo que se realizaría el bautizo de su hermanito. Sin embargo, el momento jamás llegó, pues una bala le arrebató la vida.

El 6 de enero del año en curso, Zoe disfrutaba del día de reyes a las puertas de su hogar, ubicado en la colonia Esparza (considerada como una zona con alta incidencia delictiva), cuando varios sujetos dispararon con armas tipo AK-47 y uno de los proyectiles impactó la espalda de la pequeña que soñaba inocentemente con ser bailarina.

“La negrita”, como cariñosamente le decían sus familiares, era admiradora Pepa Pig, en la que se inspiraba para ser danzarina.

Por tal razón pedía a su mamá que la metiera a clases de ballet, puesto que ella quería bailar como el personaje animado.

El día que le arrebataron la vida, por la mañana al despertar, preguntó a su mamá ¿cuánto la quería? Quizá presentía que sería la última vez que abriría los ojos.

 

Sueños truncados

 

Toñito tenía cinco años y era originario de Fresnillo, asistía al kínder Mateo Gallegos, donde cursaba el tercer año. Era un niño listo y alegre, rodeado de la inocencia propia de la edad, pero una bala acabó con su vida.

Toñito fue asesinado al acompañar a sus padres, quienes fueron perseguidos por sujetos armados y dispararon varias veces a la familia. Esto sucedió el 24 de septiembre de 2016.

Uno de los proyectiles impactó de lleno en la cara de Toñito y, a pesar de que lo encontraron con vida, en el trayecto al hospital murió.

Un día después, el 25 de septiembre, el gobernador del estado, acompañado de su gabinete de seguridad, todos vestidos de blanco, ofreció una conferencia de prensa para aclarar la muerte del pequeño y anunciar una serie de acciones que evitarían más hechos violentos en la entidad.

En ese momento dijo “Esto ha conmocionado a la sociedad zacatecana, nos indigna porque son actos que no tienen nombre, acciones cobardes y condenables que lastiman y laceran a una sociedad que busca paz y tranquilidad, ese Zacatecas que tanto, tanto añoramos”.

Esta fue la única declaración en conferencia de prensa que hizo el mandatario estatal tras el asesinato de un niño.

La muerte de Toñito cimbró a la sociedad fresnillense, cientos de ciudadanos salieron a las calles a exigir justicia. Fue un ¡Ya basta! ante la creciente inseguridad.

Días después las autoridades estatales declararon que el padre del niño tenía antecedentes penales, criminalizando a la familia, pero hasta el día de hoy el caso no se ha resuelto y la madre del menor sigue sin saber quién mató a su hijo.

 

Un hueco en el salón

 

Yojan Eduardo de cinco años fue asesinado el 23 de mayo de 2017 con el impacto de un arma 9 milímetros en la cabeza que truncó sus sueños. Un día después, su pupitre se encontraba vacío en el salón de clases.

Los hechos se registraron sobre la calle Ferrocarril de la colonia El Ete (una céntrica colonia considerada de alta peligrosidad) en la capital zacatecana.

Yojan, quien iniciaba su educación en el jardín de niños, acompañaba a su tío a una tienda de abarrotes, hasta donde llegaron varios sujetos y abrieron fuego contra otros dos sujetos que se encontraban en el exterior del establecimiento.

La muerte de este pequeño provocó un sin número de manifestaciones a través de las redes sociales, todas con algo en común, la indignación por la inseguridad que trastoca a seres inocentes.

También impactó en el ambiente escolar, por lo que se alertó a las esferas oficiales, que intentaron implementar una serie de programas como “operación familia” y algunos otros protocolos que hasta el momento no dieron resultado.

 

Sin identificar

 

En otro hecho, el 4 de agosto un niño de ocho años fue encontrado sin vida en Trancoso. De acuerdo con las autoridades el pequeño fue reportado como desaparecido.

Se detalló que iniciaron una serie de investigaciones que permitieron dar con el domicilio donde se encontró el cuerpo del menor, sin que se ofreciera mayor información al respecto de las condiciones en las que fue localizado.

El hermetismo por parte de las autoridades respecto a este caso provocó una serie de dudas y rumores, incluso psicosis entre la población, pues las circunstancias de su desaparición y los motivos de su muerte no se han esclarecido.

Incluso a la fecha se desconoce el nombre del niño.

 

En un baile

 

El 9 de agosto, durante un baile que se realizaba en Susticacán, un niño de nueve años fue asesinado.

El niño acompañaba a su tío, al que se acercó un hombre para reclamarle por el presunto robo de un rifle y al discutir, el sujeto en cuestión sacó un arma de fuego e intentó dispararle, pero el impacto le dio al inocente.

A la fecha las autoridades no han informado sobre el avance en la investigación ni algún detenido o si el caso se resolvió.

 

Un bebé

El hecho más reciente y que conmocionó a la sociedad zacatecana fue este 31 de enero en Fresnillo, Giovanni un bebé de tres meses de edad murió instantáneamente luego de que recibió un balazo en la cabeza de un arma calibre .45.

Esto ocurrió cuando sujetos armados abrieron fuego sobre la vivienda donde se encontraba el menor en compañía de su abuela, quien también murió.

Los hechos se registraron en la colonia del Valle, también considerada como peligrosa en la demarcación.

 

La postura del gobernador

 

Al respecto, Alejandro Tello Cristerna, gobernador del estado, aseguró que la muerte de niños a causa de la inseguridad en la entidad no es parte de una falla en la estrategia de contención del delito, pese a la muerte de seis menores de 10 años en lo que va de su administración.

En cuanto a la muerte de un bebé de 3 meses, quien perdió la vida tras una agresión armada en fresnillo, el mandatario expuso: “Siempre la pérdida de una vida nos dolerá, pero a final de cuentas lo que sucedió ayer (miércoles) con una inocente no tiene calificativo, lo deploramos, lo censuramos, y creo, no creo, Zacatecas está de luto y no queremos este tipo de acciones (sic)».

Aseveró que de inmediato el gobierno del estado comenzó a trabajar en la detección y detención de los culpables. “Vamos a desplegar todas las posibilidades del estado para castigar este acto y todos los que se han cometido”.

“No hay palabras para poder decirle a alguien que ha perdido a un hijo bajo esa condición, mi más sentido pésame, de inmediato los estaremos contactando con la secretaria general del gobierno, pero creo que es un momento importante donde la sociedad tiene que emitir un rechazo total” expresó.

Asimismo, declaró: “no olvidemos que, a final de cuentas, y yo siempre lo manejo de esa manera, son individuos como ustedes o como yo, que no tienen realmente ninguna ética, que hacen esas brutalidades y que todos nos tenemos que unir, cuidar, confiar en las instituciones, denunciar e impedir que continúen en Zacatecas”.

 


Los comentarios están cerrados.