REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- El Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) admitió este martes deficiencias en su apoyo humanitario a niños que acusaron ser víctimas de abuso sexual por parte de las fuerzas de paz de Francia en la República Centroafricana, informó The Guardian.

De acuerdo con una declaración de Unicef Holanda, el pronunciamiento es el primer reconocimiento público de las fallas de la agencia para proporcionar apoyo a algunas de las víctimas de presuntos abusos cometidos por las fuerzas de paz en la nación africana.

Asimismo, se produce mientras el sector de la ayuda y la ONU enfrentan un escrutinio creciente por sus faltas en la gestión de conducta sexual inapropiada al interior del organismo.

La Unicef le fue asignada la tarea de supervisar el apoyo brindado a los niños que aseguraron haber sufrido abusos por parte de las fuerzas de paz.

Sin embargo, en marzo de 2017, un documental de investigación del programa Uppdrag Granskning, de la televisión sueca, reveló que algunos de los niños supuestamente bajo el cuidado de la ONU no tenían hogar, no iban a la escuela y se veían obligados a ganarse la vida en las calles, a pesar de las garantías de que estarían protegidos.

El representante de Unicef en la República Centroafricana aseguró que los niños estaban en el programa de asistencia para menores y recibían apoyo, y que desconocía que algunos estaban en las calles.

A inicios de febrero, Unicef Holanda admitió en el programa de televisión holandés Zembla que la organización había fallado en su deber de ayudar a algunas de las presuntas víctimas.

Aunque afirmó que desde que el programa se lanzó por primera vez, se tomaron medidas para ubicar a los niños enlistados en el programa para brindarles apoyo.

“Es bastante impactante darse cuenta de que no solo una vez sino dos agencias de la ONU no han podido ayudar a estas víctimas”, afirmó Marieke van Santen, miembro de la televisora Zembla, encargada de la transmisión del documental en Holanda.

Previo a la difusión de la investigación en los Países Bajos, Zembla anunció que buscaba aclarar si la agencia había gestionado alguna modificación.

“Queríamos entender eso, y también queríamos saber qué sucedió después del documental”, afirmó Van Santen.

Por su parte, meses antes, la Unicef informó sobre el reforzamiento de los informes de abuso sexual y la intensificación de los esfuerzos para brindar apoyo a las víctimas de la explotación sexual, incluido el apoyo médico, psicosocial y la ayuda con los alimentos y la educación.

La agencia subrayó las circunstancias difíciles de trabajar en la República Centroafricana, un país de extrema pobreza y violencia excesiva, que ha estado involucrado en una larga guerra civil.

“Como la organización más grande que brinda ayuda a los niños aquí, tenemos una gran responsabilidad. Debemos vigilar continuamente para hacer nuestro trabajo lo mejor posible “.


Los comentarios están cerrados.