REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- El gasto en salud por persona asegurada de manera formal por el Sistema Nacional de Salud se ha visto reducido desde 2012, de acuerdo con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

De 2012 a 2016, el gasto per cápita de los afiliados se redujo 6 por ciento en el caso del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 5 por ciento para los afiliados del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y 41 por ciento para Petróleos Mexicanos (Pemex).

En contraste, los beneficiarios no afiliados, es decir, aquellos atendidos a través del Seguro Popular y por el IMSS-Prospera, tuvieron ligeros incrementos de 0.35 y 3 por ciento, respectivamente.

No obstante, pese a estos aumentos y la caída del gasto de los no afiliados, el gasto para los beneficiarios del Seguro Popular y de Prospera se encuentra aún muy por debajo de los afiliados formalmente en instituciones del Sistema Nacional de Salud.

“La evolución del gasto en salud per cápita permite conocer la tendencia que presenta el gasto por persona y, de esta manera, medir la cantidad monetaria a la que, en teoría, tendría acceso cada individuo”, señala el análisis.

Al cierre de 2016, el gasto per cápita de asegurados del IMSS e ISSSTE fue de 4 mil 155 pesos y 4 mil 496 pesos, respectivamente, mientras que para un beneficiario del Seguro Popular fue de 3 mil 182 y para uno de Prospera mil 50 pesos.

La gran diferencia la marcan los asegurados formales de Pemex, quienes ostentan un gasto per cápita de 13 mil 636 pesos.

De acuerdo con el CIEP, las variaciones en el caso de la población afiliada han traído consigo un incremento de su gasto de bolsillo; esto es, gastan más de sus propios recursos para satisfacer sus necesidades de salud.

En el caso de los beneficiarios, los aumentos marginales no han logrado reducir el gasto de bolsillo.

“Lo anterior sugiere dos puntos claves: el gasto per cápita de estos programas es muy bajo y las necesidades de atención de esta población son mayores”, señala el CIEP.

Además, al analizar el gasto por usuario, es decir, considerando sólo a aquellos beneficiarios y afiliados que han usado los servicios para atender algún problema de salud, se observa un incremento del gasto per cápita, pero esto es resultado de un menor número de usuarios.

Según la información presentada por el CIEP, en el caso del Seguro Popular, de 2014 a 2016, el gasto per cápita pasó de 7 mil 351 pesos a 8 mil 538 pesos, con una reducción del número de usuarios de 15 por ciento, al pasar de 23 millones 487 a 20 millones 468 beneficiarios.

Para 2018 se estima que el gasto en salud per cápita muestre una reducción de 5.5 por ciento respecto a 2012, al pasar de 3 mil 826 a 3 mil 615 pesos en promedio de afiliados y beneficiarios.

“El incremento en la población beneficiaria acompañado de recortes presupuestales impactan directamente las cifras de gasto per cápita”, indica el análisis.


Los comentarios están cerrados.