REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

GINEBRA.- El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, instó a poner un alto a lo que refirió como el infierno en la tierra’ que se vive en Guta Oriental, así como implementar cuanto antes la resolución adoptada por el Consejo de Seguridad de alto al fuego, en tanto que el Alto Comisionado Zeid Ra’ad Al Hussein denunció «mataderos de seres humanos» en Siria.

«Guta Oriental no puede esperar, ya es hora de detener este infierno en la tierra», afirmó Guterres al inaugurar los trabajos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el cual inició su sesión anual de cuatro semanas en Ginebra.

«Mientras saludo la adopción por parte del Consejo de Seguridad de la resolución sobre el cese de hostilidades en toda Siria durante al menos 30 días, también digo que las resoluciones sólo tienen sentido si son efectivamente implementadas», enfatizó el funcionario.

En este contexto, el titular de la ONU llamó a las partes beligerantes a aplicar de manera efectiva y sin dilaciones un alto el fuego de 30 días en Siria e instó al Gobierno del Presidente sirio Bashar Al Assad a permitir la entrada de ayuda humanitaria sin restricciones a la zona asediada y autorizar la evacuación de los heridos.

Se estima que en Guta Oriental, bastión de la Oposición, se encuentran atrapadas cerca de 400 mil personas, por lo que Guterres dejó claro que las agencias humanitarias de Naciones Unidas están listas para llevar a cabo su trabajo en el terreno.

Desde el 18 de febrero, la zona fue castigada con continuos bombardeos de artillería pesada perpetrados por las fuerzas leales al régimen de Bashar Al Asad, apoyadas por Moscú, en donde murieron 529 civiles muertos en los últimos cinco días, de los cuales 130 eran niños.

Por su parte, al tomar la palabra el Alto Comisionado para Derechos Humanos se refirió a los siete años de masacres que se han cometido en el marco de la guerra en Siria y deploró que incluso la mañana de este lunes continuaban los bombardeos indiscriminados.

Al hablar ante el pleno, Zeid señaló la existencia de mataderos de seres humanos, no sólo en zonas sitiadas en Siria, sino también en la República Democrática del Congo, en Burundi, Yemen y Birmania.

«No hicimos lo suficiente (…) para evitar estos horrores», lamentó el funcionario en su discurso, considerado como el último como Alto Comisionado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.


Los comentarios están cerrados.