REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

DAMASCO. Los bombardeos del régimen sirio sobre el enclave rebelde no cesan pese a la resolución internacional de cese al fuego.

Los ataques aéreos y los combates continuaron el domingo en Ghouta Oriental, bastión opositor en la periferia de Damasco, horas después de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una tregua de 30 días.

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, aseguró que los choques entre las fuerzas leales al Presidente, Bashar al-Assad, y las facciones rebeldes se han reducido de manera notable en comparación con el inicio de los ataques, el pasado día 18 de febrero.

Sin embargo, estos siguen y 8 civiles murieron ayer en distintas zonas de la región por disparos de artillería y bombardeos, por lo que la cifra de fallecidos esta semana de ataques aumentó a 520, entre ellas 127 menores y 75 mujeres.

El Observatorio apuntó que la cifra de muertes podría aumentar debido a la gravedad de los heridos, aunque no especificó el número exacto.

Además, según Abderrahman, 13 miembros de las tropas leales a Assad y 6 combatientes rebeldes fallecieron en los enfrentamientos.

El director de la ONG aseguró que las fuerzas gubernamentales intentan avanzar en la zona de Duma que enlaza con la población de Harasta, por lo que el conflicto no se ha detenido.

El Consejo de Seguridad exigió el sábado la implementación urgente y «sin demora» de una tregua en todo el territorio sirio en una resolución aprobada de forma unánime.

La medida de la ONU prevé excepciones al alto el fuego para los combates contra diversos grupos yihadistas, lo que puede dar lugar a interpretaciones contradictorias, pues Damasco considera a todos los rebeldes «terroristas».

«No podemos confiar ni en Rusia ni en el régimen. Nos hemos acostumbrado a sus traiciones», afirmó a AFP Abu Mazen, un habitante de Duma refugiado en un sótano.


Los comentarios están cerrados.