REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. Los tres italianos desaparecidos en México fueron entregados por policías de Tecalitlán, Jalisco, a un grupo criminal que les pagó 43 euros (mil pesos), denunció este domingo la familia de las víctimas.

«Los policías de México por 43 euros de m … han vendido a tres compatriotas, 43 euros, ¡una vergüenza inaudita!», acusó furioso Francesco Russo ante el noticiero GR3 de la radio pública italiana Rai y sin aclarar cómo recibió esa versión.

Francesco es hijo de Raffaele Russo, hermano de Antonio y tío de Vincenzo Cimmino, desaparecidos desde el 31 de enero en Jalisco.

El sábado, la Fiscalía de Jalisco anunció la detención de cuatro policías de Tecalitlán -tres hombres y una mujer- por entregar a un grupo criminal los tres italianos originarios de Nápoles, a quienes aún trata de localizar.

Sin aclarar a qué banda fueron entregados ni las razones, la dependencia estatal señaló que a los cuatro agentes se les acusa del delito de desaparición forzada y podrían recibir una pena de 40 años de prisión.

«Ahora tienen que decir quiénes son los criminales que se los llevaron», afirmó ayer Francesco Russo, que demandó aclarar las causas de la desaparición.

Asimismo defendió a su padre, a quien en las últimas semanas emergieron antecedentes penales por venta de maquinaria pirata en México.

«Mi padre es una buena persona. Trabaja de mañana a noche. Tiene 60 años», sostuvo. «Pero ante todo es una persona. Tienen que volver a Nápoles».

A la agencia de noticias Ansa, el portavoz de la familia, Gino Bergam, señaló que los policías recibieron unos 14 euros por italiano y demandó su reaparición con vida.

«Estamos muy enojados», dijo Bergam. «Las autoridades italianas están tratando de entender lo que sucedió. Esperamos que todavía estén vivos».


Los comentarios están cerrados.