KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Este 8 de marzo se conmemoró el Día Mundial del Riñón para crear conciencia en la ciudadanía sobre la importancia de la salud renal y enfermedades derivadas del mal funcionamiento de este órgano.

Este año la celebración se conjuntó con el Día Internacional de Mujer, por lo cual el tema es la salud renal y la mujer. A nivel mundial 10 por ciento de la población padece Enfermedad Renal Crónica.

Las enfermedades del riñón a nivel nacional y mundial están catalogadas como una epidemia y como una alerta sanitaria. Se pronostica que en 2020 se convierta en una enfermedad prevalente, informó Salvador López Glacoman, nefrólogo del Hospital General de Zacatecas.

Este es un problema preocupante debido a que se habla de una enfermedad cara en su tratamiento y difícil de tratar por las complicaciones que desata.

El especialista enfatizó que la primera causa de enfermedad renal es la diabetes, presión arterial y el uso sustancias naturistas (moringa, cedron) y abuso de medicamento. “Estos tres factores nos están condicionando una gran número de pacientes renales”, expresó.

Detalló que la mejor forma de prevención es educando a la población en general, mediante jornadas de salud y realizando pruebas de detección oportuna, especialmente en aquellas personas que tienen riesgo de enfermedad renal.

Los diabéticos, hipertensos y personas mayores de 60 años, así como personas con antecedentes dentro de su familia de esta enfermedad, deben, por lo menos una vez al año, realizarse un examen-diagnóstico de esta enfermedad, ya que si se diagnostica en una etapa temprana existen tratamientos para su eliminación.

Las enfermedades renales también se denominan “asesinos silenciosos” que modifican la calidad de la vida de las personas que las padece; sin embargo, existen formas o hábitos para reducir el riesgo de desarrollar este tipo de enfermedades.

Estas son: mantenerse en forma y activo, controlar regularmente el nivel de azúcar en la sangre, vigilar la presión sanguínea, comer sano y controlar el peso, mantener una ingesta de líquidos sana, no fumar, no tomar medicamentos sin receta médica regularmente, así como comprobar la función renal si se presentan uno o más factores de “alto riesgo”.

 


Los comentarios están cerrados.