*Rafael Calzada Vázquez
*Rafael Calzada Vázquez

Apenas ayer, doce de Marzo del presente año,  la agencia de noticias Reuters, dio a conocer que las pensiones del ISSSTE, salvaron a ICA de la quiebra. Que inyectó más de veinte millones de dólares para convertirse en uno de sus principales accionistas. Aunque se ve difícil que el PENSIONISSSTE recupere la inversión, que hizo en el momento en que la compañía se encontraba en plena insolvencia y en la más grave crisis de su existencia. Adquirió el pensionissste aproximadamente un diez por ciento de las acciones de la empresa. Todo a escondidas, como se hacen los negocios turbios históricamente.

Los noticieros difunden la postura de un académico del ITAM, Tapen Sinha, para señalar que “los fondos deberían evitar este tipo de acciones volátiles.”  Y que “No es por ninguna razón que algo cae un 50 por ciento. En efecto, en este país, sin sanción alguna, se han dilapidado los fondos de pensiones de los trabajadores.  Con ellos se han adquirido equipos de futbol profesional, construido estadios de futbol y adquirido balnearios, sin posibilidad de resultados económicos favorables. Consar revisó la inversión y esencialmente dijo que estaba bien y que es legal.  El mismo argumento de Rosario Robles en la estafa maestra. No es el caso de PENSIONISSSTE,  pero hay inversionistas que optaron por la deuda sobre el capital y para ellos se realizó un  plan de reestructuración de ICA que, a ellos sí, les resultará beneficioso. Los cuatro amigos, que me hacen favor de leer las opiniones que amablemente este diario me pública, coincidirán conmigo en que el Estado falla cuando no nos da seguridad en nuestras personas, nuestra integridad corporal y al no podernos ofrecer el mínimo de seguridad en nuestra propiedad.  El Estado falla al momento de no dar oportunidades de empleo adecuado, ni a los profesionistas y menos a los que tienen maestría y doctorado; falla al no prestarnos los servicios básicos por los que pagamos y a los que tenemos derecho. Falla el Estado cuando ni la educación, ni la vivienda, ni la salud,  son derechos efectivos de los gobernados. Falla el Estado cuando la democracia tiene como pendiente el cumplimiento del estado de derecho. Falla el Estado cuando “sus” instituciones pervierten su función y dedican sus esfuerzos a asuntos ajenos a los de su competencia.  Falla el Estado cuando defrauda, cuando abusa, cuando es indolente. Ya se nos ha hecho de la cabeza que se desvíen recursos de su original propósito para cumplir otros objetivos, aunque no hayan sido autorizados por la instancia respectiva, o para enriquecer a la alta burocracia y a las constructoras afines al régimen.  Sin embargo, es verdaderamente lamentable que con lo que hemos ahorrado los que algún día hemos aportado cuotas al ISSSTE para pensionarnos, se rescaten las empresas de los amigos del régimen. Además de manejar un lenguaje de doble moral, si el dinero público es para ayudar a los ricos y evitarles la quiebra es rescate financiero con propósitos estratégicos. Si es para ayudar a los necesitados entonces es populismo. Si el dinero se usa para ayudar las empresas de los ricos es fomento, si se usa para los pobres es barril sin fondo. Estamos en la crisis moral del régimen más pronunciada de que tengo memoria: La época del cinismo desvergonzado. Lamentable que la única opción política de alternancia haya anunciado una especie de borrón y cuenta nueva: Amor  y paz. Los derechohabientes cotizantes estamos en la indefensión. Es aquí donde se requiere urgentemente la labor de la procuraduría general de la república. Esta es la sed de justicia.

 

rcalzadav@gmail.com

 


Nuestros lectores comentan

  1. diogenes el cinico, lampareado.-----¿sabes quien fue este personaje griego?

    excelente, este mensaje debería ser la verdadera bandera para la plataforma política de quienes si se interesan por nuestro país, no aquel caballero pinto que dice que se deben respetar las instituciones porque fueron hechas y creadas con leyes fundamentadas para el beneficio de ese grupito que la revolución les hizo justicia, en cambio el caballero colorado dijo alguna vez al diablo con las instituciones, y los pendejos se asustaron y le dieron la espalda, la pregunta seria como en los caballos, ¿Quién es mejor el pinto o el colorado?

  2. Rosio Rodriguez

    Excelente su comentario de esta semana, es inevitable sentir impotencia y enojo ante este cinismo repetido de los funcionarios, en este especialmente, cuando se ha aumentado el tiempo laborable de los trabajadores próximos a pensionarse a con PENSIONISSSTE, la justificación central fue que habría dinero para pagar tanto tiempo pensiones. En cambio si hay para regalarle ese dinero a los amigos del regimen, como usted atinada y mesuradamente señala.

  3. me encanta su artículo, aunque refleje la triste realidad del poder que tienen las élites de poder mexicano

  4. Pedro López Jáquez

    Coincidencia total con la opinión presentada por el autor, tal parece que el régimen que nos gobierna, quisiera terminar de una vez y por todas con las pocas instituciones que tanto esfuerzo le han costado a los mexicanos, la política entreguista y depredadora impulsada por la clase política nacional, encaminada a favorecer a los amigos del gobierno en detrimento de las grandes mayorías de la sociedad, solo demuestran que en México tenemos un Estado Fallido, digan lo que digan el Estado nos fallo a los mexicanos, las libertades y derechos que aun están consagrados en nuestra Carta Magna, para quienes nos gobiernan son letra muerta, ya no tenemos instituciones que nos garanticen nada y las pocas que nos quedan se las quieren acabar antes del primero de julio.

  5. Heberto Barragán Díaz

    Suscribo ampliamente el contenido de tu escrito, soy jubilado por el ISSSTE e igual que yo miles de compañeros han tomado las calles protestando por la situación deplorable en la que el régimen sinvergüenza no tiene postrados. Muchos sin el pago de su pensión debidamente ganada conforme a la normatividad vigente en el momento de trabajar dentro del sistema. Ahora con esa legalidad que se ampara el gobierno corrupto, con leyes hechas a modo para perjudicar a sus supuestos representados (o sea el pueblo). Debo comentar por un lado que estas leyes violentan de manera flagrante la Carta Universal de los de los Derechos Humanos a la que nuestro país está afiliado, particularmente en su Artículo 30 que a la letra dice: “Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que
    confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender
    y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera
    de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.” En este contexto, ni el “presidente” ni los “legisladores” pueden atribuirse el derecho de perjudicar al pueblo. Por tanto esas leyes deben ser abrogadas. Por otro lado, el recurso del que hablas no es propiedad del “Estado” en términos reales, sino un recurso de los propios jubilados y pensionados. Cualquier uso que se le dé ajeno al beneficio de los trabajadores en retiro, es constitutivo del delito de peculado, por el que deben ser enjuiciados todos los que de una manera o de otra participaron en su desvío. Es triste que nuestros compañeros estén mendingando el pago de su pensión y en respuesta encuentren la represión con el uso de las fuerzas armadas; que la viudas tengan que recurrir a la denuncia legal exigiendo el pago completo de su pensión, que en algunos casos si ellas son acreedoras a una pensión derivada de su propio trabajo, Se las tengan que sumar a la del esposo fallecido para que no rebase el “tope”, cuando se está hablando de dos derechos independientes, con esta acción se está conculcando el derecho de uno de los trabajadores que laboró para ser merecedor del beneficio. Pero es “legal”, porque hicieron leyes para fregar al mexicano. No hay recursos es la argumentación. Sin embargo hay sectores del aparato de gobierno, que con solo protestar el cargo ya son acreedores a una pensión, aún sin haber trabajado. Este es nuestro trágico México. Finalmente no apoyo la parte final de tu escrito, que descalifica a uno de los contendientes. Te saludo con aprecio.

  6. Pedro López Jáquez

    Coincidencia total con la opinión presentada por el autor, tal parece que el régimen que nos gobierna, quisiera terminar de una vez y por todas con las pocas instituciones que tanto esfuerzo le han costado a los mexicanos, la política entreguista y depredadora impulsada por la clase política nacional, encaminada a favorecer a los amigos del gobierno en detrimento de las grandes mayorías de la sociedad, solo demuestran que en México tenemos un Estado Fallido, digan lo que digan el Estado nos fallo a los mexicanos, las libertades y derechos que aun están consagrados en nuestra Carta Magna, para quienes nos gobiernan son letra muerta, ya no tenemos instituciones que nos garanticen nada y las pocas que nos quedan se las quieren acabar antes del primero de julio.

  7. Francisco Roa Cuevas

    Sí es cierto esto de borrón y cuenta nueva no adona nada para responder a los que quieren ver el cambio verdadero y no el Perdón al ccochinero. Felicitaciones muy buena síntesis del estado fallido.

  8. Jesús Gaytán Rivas.

    Es un atentado en contra de los trabajadores y deben oponerse de inmediato. Seguro que los apoyaremos en todo.

  9. excelente artículo, es bueno saber que se juega con el futuro de nuestras pensiones y que sirven en realidad para cosas distintas y no a sus fines establecidos.

  10. EXCELENTE ARTÍCULO, UN PUEBLO INFORMADO ES UN PUEBLO QUE PUEDE TOMAR DECISIONES CORRECTAS, EN UN PAÍS EN EL CUAL ESTA EN RIESGO LA DEMOCRACIA SE DEBE ELEGIR SI SEGUIMOS POR EL MISMO CAMINO O LO CORREGIMOS.
    MÉXICO ES UN PAÍS DONDE SU MAYOR REIQUEZA IMPERA EN SU GENTE Y EN SUS RECURSOS, POR DESGRACIA CON SUS REFORMAS LAS HAN MENOSPRECIADO, LAS HAN VENDICO A LOS EXTRANJEROS. COMO MEXICANOS NECESITAMOS ESTAR UNIDOS Y LUCHAR PARA FORTALECER EL SENTIDO DE PATRIOTISMO Y SILIDARIDAD, NO PERMITIR QUE PERSONAS CORRUPTAS SIGAN DAÑANDO NUETROS PAÍS. ¡ yA BASTA NO MÁS !

  11. Miguel Moctezuma L.

    El Estado, como institución tiene la obligación de actuar conforme a sus leyes y de hacerlas cumplir. Las leyes no siempre son justas y por ahí hay resquicios que conducen a la impunidad. Por ejemplo, si se llega a denunciar al responsable de los ahorros del PENSIONISSSTE, una manera de protegerlo es asegurándole el fuero constitucional. eso también está en las leyes, o sea, aunque es injusto, también es legal. Otro ejemplo que se viene a la mente es el del pago de la fianza, si está en la ley y tienes dinero eso se puede hacer. El tercer elemento es la prescripción temporal; es decir, desaparecer por un tiempo y luego regresar ya que el tiempo ha servido de perdón. Entonces la impunidad implica castigar la corrupción basándonos en las leyes, pero, cuando éstas no son justas, las leyes deben ser cambiadas. Esta reflexión intenta hacer avanzar la práctica que se reduce a la denuncia, aun que también debe reconocerse el valor que ésta tiene y que se manifiesta es el artículo que se comenta.