René Fernando Lara Cervantes
René Fernando Lara Cervantes

El tema de las pensiones pagadas a los ex presidentes de México es motivo de airados debates dado el elevado costo que le representan al erario y sus implicaciones en torno a la justicia distributiva.  Ya son más de cuatro décadas que los mexicanos pagan una pensión vitalicia a los ex mandatarios, los cuales además tienen asignados personal que les asista en diferentes materias, seguros de vida y gastos médicos mayores, que también cubren a sus familias. De acuerdo con Animal Político, incluso al fallecer el beneficiario, la cónyuge del ex presidente continuará recibiendo el 80 por ciento de la pensión hasta reducirse paulatinamente a la mitad del monto total. En este sentido, vale la pena seguir este tema de cerca, puesto que el monto que perciben los ex mandatarios no es insignificante, al otorgarles 205 mil 122 pesos al mes. Aunque hoy en día únicamente Vicente Fox y Luis Echeverría reciben tal cantidad, al renunciar algunos ex mandatarios como Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo a esta retribución, o donarla a la beneficencia como en el caso de Felipe Calderón. No obstante, cabe destacar que estos funcionarios continúan imponiendo una carga al erario, pues resta cubrir los empleados que tienen a su disposición, por ejemplo, en el caso de Felipe Calderón, éste cuenta con 19 personas que representan poco más de 816 mil pesos mensuales, cifra que en realidad es mucho mayor si se  incluye el personal al servicio del resto de  los ex presidentes. Existe también el Seguro de Separación Individualizado, el  cual es un ahorro utilizado desde el año 1998 para que  servidores públicos de alto nivel tengan como vivir una vez que sean dados de baja. De acuerdo con datos publicados por La Vanguardia, este seguro  involucra montos millonarios, ya que Vicente Fox recibió por este concepto 4.1 millones de pesos, Felipe Caderón otros 3.7 millones y se estima que Enrique Peña Nieto recibirá 2.3 millones.

Ante estas cifras no es de extrañarse que la justicia distributiva sea cuestionada, pues una persona normal debe laborar 25 años y tener 60 años de edad para recibir una pensión de 2 mil 500 pesos mensuales, mientras un presidente debe trabajar únicamente por un sexenio para recibir más de 200 mil pesos mensuales.  Teniendo esto en perspectiva no es de extrañarse que más de 75 mil ciudadanos hayan firmado una petición en la plataforma de Change.org, solicitando eliminar tales retribuciones a las ex presidentes.  Si bien hay países en donde este tipo de pensiones son mucho mayores, vale la pena hacer una comparación, ya que en algunos países desarrollados y en desarrollo la situación es completamente opuesta. Según Noticias MVS, en países como Alemania y Noruega sus ex presidentes reciben una remuneración, pero únicamente hasta que encuentran un trabajo, en países en el caso de  Bolivia este tipo de pensiones alcanza al mes el equivalente a 31 mil pesos y en Uruguay los presidentes se jubilan bajo el mismo régimen que cualquier otra persona.

Con las elecciones en puerta habrá que seguir de cerca lo que propongan en materia del ejercicio presupuestal los aspirantes a la presidencia, pues si llegasen a profundizar en este tema será importante que lo que sus proyectos vengan acompañados de una estrategia clara y factible que vaya más allá del acopio de votos, siendo esta casi la única manera de recuperar la confianza de la ciudadanía.

 

lararene83@yahoo.com.mx


Los comentarios están cerrados.