Genaro Lozano
Genaro Lozano

He votado 3 veces por AMLO. La primera fue en el 2000, cuando voté por Fox para la Presidencia y por el tabasqueño para la Jefatura de Gobierno. Voté por él entusiasmado, porque la gestión de Cárdenas me convenció. Volví a votar por AMLO en el 2006. Lo hice preocupado por su intención de someter a consulta los derechos LGBT. Volví a votar por López Obrador en el 12 y lo hice por descarte, porque Vázquez Mota traicionó lo que decía en privado al proponer a Calderón como su procurador.

La del 2018 es la elección más decepcionante que me ha tocado vivir. Hasta el momento no hay una sola propuesta que me motive o que me entusiasme para ir a votar el próximo 1º de julio. Pero eso siempre me ocurre al final de un sexenio. Es el desgaste en el que muchos votantes nos reflejamos. El espejo de la indignación.

A muchos de mis compañeros del ITAM les emociona José Antonio Meade. Lo ven como un hombre transparente, sin escándalos de corrupción, como un funcionario transexenal y como un burócrata responsable. De todos los candidatos, Meade es el que menos me emociona y no sólo por su falta de carisma o por su ausencia de resultados. No encuentro la calidad moral que le atribuyen. No entiendo cómo no vio nada extraño en la administración de su predecesora en Sedesol. No comprendo cómo no levantó la voz cuando la PGR ofreció la “verdad histórica”. No proceso cómo haga campaña con un candidato antiderechos como Mikel Arriola. Para mí, Meade está asociado a gobiernos de corrupción, conflictos de intereses, desapariciones, guerra contra el narco, etcétera. Una victoria de Meade no sólo no me entusiasma. Me parece un peligro para México.

A varios amigos les emociona mucho Ricardo Anaya y confieso que es el único candidato con el que he conversado en una cena pequeña y que después de oírlo me pareció muy inteligente. De él me gusta su juventud y que sabe escuchar, aunque sufre del “síndrome Josefina”: en privado dice una cosa y en público otra, quiere quedar bien con todos y por ello no termina de darme confianza. Desconfío de la historia de su terreno y bodega comercial, porque conozco a mucha gente exitosa en inversiones de negocios, pero no conozco una sola historia que haya tenido el rendimiento de la inversión de Anaya en solo dos años. Además, el panista se asume como el candidato de la modernidad, pero felicita en singular a la familia mexicana, en lugar de a las familias, y no lo he escuchado defendiendo los derechos sexuales y reproductivos o los de la diversidad sexual. ¿De cuál modernidad habla? No descarto aún que Anaya logre aclarar todo y tampoco descarto que sus propuestas pudiesen convencerme durante la elección. Veremos.

A la mayoría de mis amistades les entusiasma AMLO. Algunos ya se vieron trabajando para su gobierno y qué bueno. A la mayoría de la población mexicana también, según indican las encuestas. A mí no me entusiasma porque no escucho a un hombre progresista.  Reconozco que ha aprendido y que ahora veo a un candidato mucho más sereno. Me gusta ver a Clouthier, Ebrard, Llerenas, Alcalde, Sánchez, Esquivel cerca de él, pero me asusta Gordillo y me extraña la ausencia de Razú, entre otros. AMLO está haciendo todo para ganar, pero al candidato le falta contundencia y claridad y a sus cercanos les sobra autocomplacencia y palabras para interpretar algún exabrupto u ocurrencia del candidato.

Idealmente una elección debería entusiasmarnos. A mí la de este 2018 aún no lo hace. Si mañana fuese la elección votaría por AMLO, por su agenda de combate a la pobreza, principalmente, y porque quiero ver cómo gobernaría México alguien de izquierda. Aún me falta conocer el detalle de sus propuestas, pero de entre los 6 candidatos, es hoy en quien más confío, pero en una elección todo puede cambiar. Es la incertidumbre de las campañas y la magia de la democracia.

 

@genarolozano


Nuestros lectores comentan

  1. “A la mayoría de mis amistades les entusiasma AMLO. Algunos ya se vieron trabajando para su gobierno y qué bueno. A la mayoría de la población mexicana también, según indican las encuestas.”
    NO ES POSIBLE TANTA IGNORANCIA!!!!!!!!!!