MARCO ANTONIO FLORES ZAVALA*
MARCO ANTONIO FLORES ZAVALA*

 

Mirar, hablar, escuchar, andar…

 

En el lustro 1909-1915, el cine fue uno de los medios para informar y entretener a los públicos. No era una novedad, pero el establecimiento de salones para ver las cintas sí configuró otras formas de hacer sociedad.

La máquina para proyectar las cintas era parte de la nueva generación de aparatos creados en la última década del siglo 19 y la primera del 20. El cine emergió con las lavadoras, las máquinas de escribir, los teléfonos, los fonógrafos, los automóviles, el avión y las armas utilizadas en la Primera Guerra Mundial.

Durante el precitado lustro, dos empresas de exhibición cinematográfica funcionaron en la vetusta ciudad de Zacatecas. Una fue del libanés Antonio Kuri; otra fue de Ricardo Méndez Calderón.

Kuri (nacido en 1878, casado) en los años de agresión revolucionaria a la vetusta Zacatecas delegó su empresa a diferentes personas. En junio de 1914, su Salón Azul laboró tan ordinario como el servicio de electricidad y telefonía.

Méndez Calderón batalló para instalar su negocio. Varias veces pidió el Teatro Fernando Calderón, otras los altos del Mercado González Ortega. Incluso solicitó los portales vecinos a la Plaza Independencia.

El 27 de diciembre de 1914, Ricardo Méndez Calderón presentó en el Teatro Fernando Calderón la cinta Cuatro años de Revolución en México. La exhibición fue a las 4 y 8 de la noche.

La historia de la cinta era, según el diario capitalino El Correo Español, la presentación de escenas guerreras que ocurrieron en el norte del país. Era un documento sobre la tragedia nacional.

Los personajes son los soldados que combaten. La batalla de Zacatecas está presente en la novena parte de la cinta. En la proyección hubo ardor y heroísmo entre los contendientes.

El camarógrafo de las escenas fue el mismo Méndez Calderón. El primer reseñista de la película indica que plasmó “claridad y fijeza”. Otro día escribió: “De verdad la cinta Cuatro años de Revolución en México tiene detalles magníficos”.

Los reseñistas zacatecanos señalaron que el domingo 27 se agotaron las localidades del teatro. Esto indujo para que la cinta fuese exhibida otra vez el lunes 28.

La empresa de Kuri no compitió con Méndez. Espero para inaugurar el año con la cinta Fantomas.

 

Palabras

El miércoles, diciembre 30 de 1914, la luna está a horas de arribar a su fase llena. El frío invernal arrecia. Todo el día hay propalación de palabras dichas y leídas en lugares móviles y fijos.

Ese día suceden conversaciones en los carros del tranvía. Se hacen mientras va el recorrido habitual: de la estación del ferrocarril y de la Villa de Guadalupe a la calle de Tres Cruces (parte norte de la actual avenida Hidalgo).

Las palabras conviven con los ruidos del vehículo. Aunque trepidantes las cajas, las ruedas de los carros van sujetas a las vías. La unión es merced al peso del armatoste. La velocidad depende de los animales que halan.

Los hidrantes públicos son otros lugares para cotillar. Existen diferentes llaves públicas: en Juan Alonso (avenida López Velarde), en Lancaster, en San Francisco, en las plazas de Vivac, San José e Independencia. Hay más en otros enclaves populares.

El agua se distribuye desde los depósitos situados en Los Arcos, La Filarmónica, Los Gorriones, Santa Clara, El Edén y La Encantada.

Junto al depósito de La Encantada estaba un jardín. El responsable de la máquina para distribuir agua, también fungía como jardinero del lugar.

A ese espacio iban los estudiantes del Instituto de Ciencias para hacer prácticas de botánica. Luego, por la distancia y la perniciosa vagues, los jovenzuelos debieron estudiar en las plantas del jardín Juárez.

Cuánta algarabía pudo ocurrir en el trajinar de los estudiantes.

Los impresores García entonces procuran un cajista y un prensista para elaborar el periódico vespertino Siglo XX.

Cuánto ofertarán como salario. Quién sabe. El periódico tiene precio fijo de 5 centavos. Los gendarmes ganan un peso 25 centavos diarios. El carcelero percibe 75 centavos. El maquinista de La Encantada recibe 50 centavos.

En varios muros asignados por el ayuntamiento de la vetusta ciudad de Zacatecas están pegados papeles oficiales. Son ejemplares del decreto que signó el gobernador y el secretario de gobierno. El texto avisa quiénes son los nuevos magistrados del Tribunal de Justicia…

 

*Historiador

 


Los comentarios están cerrados.