FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

LAS BODAS DE CANÁ

 

En aquellos ayeres, en Galilea, había un muchachito más largo que la cuaresma, al que sus cuates conocían como El Richard Anaya. El Richard había hecho una carrera, sin mucho chiste, dentro de la grilla. En Nazareth conoció a los profetas Vicente y Felipe, quienes lo convencieron de que el Partido Anti Natura (PAN) era la mera neta del planeta y le convenía incorporarse, para vivir del erario y no del sudor de la frente. ¡Fuchila!

Así, rápidamente se hizo imprescindible en el templo. Como ayudante de los grandes sacerdotes, los que lo prepararon para grandes misiones en la vida. Rápido subió a grandes niveles, al grado de darse varios entres con los meros meros de su corriente y, con el paso del tiempo, se convirtió en supremo sacerdote, ante el coraje del profeta Felipe. Convencido de que él era el elegido, buscó a los miembros más destacados de los radicales zelotes, considerados la izquierda de la época y comandados por la tribu de “Los Chuchos”. Todo estaba preparado para que El Richard se convirtiera en el mandamás de los judíos, cuando salió a la luz pública, un hecho que cambiaría todo: La Boda de Caná. Resulta que los enemigos del Richard, encontraron documentos en los que se detectaron movimientos raros con las limosnas, diezmos y primicias. Resulta que El Richard había hecho tratos con Josué Barreiro, para comprar terrenos, construir unas barditas y venderlos a precios inflados, colocando la lana en varios bancos romanos. Al ser entrevistado por la Voz de Galilea, el Richard señaló: “Nel mis cuates, todo eso es falso, lo que he ganado está escrito en el templo y niego conocer a ese tipo llamado Barreiro. Son las patadas de ahogado de los supremos sacerdotes que no quieren que sea el mero mero de los judíos”. Pero, como siempre, no falta quien diga lo contrario. El periódico El Nazareth Post, publicó algunos retablos, donde se ve al Richard en la Boda de Barreiro en Caná de Galilea. Al ser entrevistado volvió a señalar que no lo conocía, cuando le enseñan los retablos, nomás pujó y dijo: “Ah la boda de Caná. Si ahí estuve, porque me invitó el compadre de un amigo del cantante del grupo “La Banda de Josafet”, que ahí amenizó la boda. Y la foto con el Barreiro pues es normal si estaba en el bodorrio”. A partir de este descubrimiento, las críticas sobre el Richard fueron demoledoras. Se le acusó de “Lavado de Limosnas”, pecado que se castigaba con latigazos y pilanconazos. Todos los cuates del Richard junto con los zelotes “Chuchos”, se rasgaban las vestiduras. Acusando a la “Mafia del Poder” de querer tirar a su gallo de la contienda. Incluso el profeta Felipe salió a denostar al Richard diciendo: “Es cierto, el Richard se ha dedicado a actividades ilícitas. Yo estaba en la boda, a medios chiles, cuando se acabó el pisto. Recuerdo, así entre sueños, que un cuate dijo que no había bronca con el pisto y se lanzó al Oxxo por una promoción de una garrafa de Wiski con dos litros de agua mineral de “San Juan” y unas botanas. Y ahí estaba el Richard y el Barreiro hablando de un terreno y de cómo iban a mandar la lana a varios bancos para que los enviados de César no se dieran cuenta de dónde quedó la bolita. Lo juro, porque cuando escuché eso, me asusté y ya nomás me eché dos fogonazos y me largué de ese lugar de perdición”. Algunos medios de la época señalaron que, incluso, el Richard fue el padrino de la boda y que no le haga al monje, porque no está libre de pecado. Se dice que, desde entonces, el Richard ya no va a las bodas, ni bautizos, ni confirmaciones, ni presentaciones al templo. El profeta Felipe dijo: “Ya se chingó”.

¡ESTA ES PALABRA DE LOS ROLLOS!


Nuestros lectores comentan

  1. José Escobedo Domínguez

    BIEN MAESTRO, LO FELICITO. ESO ES HACER USO DE LA INTELIGENCIA INGENIO Y CREATIVIDAD PARA DIVERTIRNOS TODOS, SIN LA BURLA PEDESTRE QUE PRACTICAN ALGUNOS CANDIDATOS. LA PROPIA COMEDIA POLÍTICA LA HAN CREADO LOS POLÍTICOS MISMOS, ELLOS HAN HECHO EL ARGUMENTO TEATRAL. EL SABIO MAESTRO NOS BRINDA LA ADAPTACIÓN Y EDICIÓN. GRACIAS DON FELIPE, HACE MUCHO QUE QUERÍA FELICITARLO.