Acelerados

Como si les hubieran prendido un fuego de artificio en el alma, los diputados de la actual legislatura de pronto se pusieron unas pilas de las del conejito y andan hechos la mocha, aventando dictámenes, iniciativas, exhortos, aprobaciones ¡y hasta sesionando más de una vez al día! A ver si no les da calentura…

La razón, dicen algunos de los chismosos del Congreso local, no es que haya surtido efecto el llamado de la diputada María Elena Ortega, sino que como ya se van muchos a buscar algún otro hueso, dicen que quieren tener al menos algo que presumir de lo que hicieron, y que no los tachen de flojonazos que nomás estuvieron cobrando una jugosa beca.

 

Atrasados

Mejor en la Universidad Autónoma de Durango, una institución privada, rindieron fruto las gestiones que –según cuentan algunos– tienen ya varios años de esfuerzo, y consiguieron que el gobierno federal les autorizara un permiso para operar una emisora de radio en FM local de corte educativo–cultural.

¿Y la UAZ, cuándo? Ah, pues a decir de muchas víboras chismosas en la máxima casa de estudios de la entidad, la verdad es que rectores van y vienen, y parece que a ninguno le ha interesado realmente hacer un proyecto similar, aunque tengan la capacidad técnica y el personal necesario. Así que ahora, les ponen el ejemplo… ¡qué oso!

 

Bárbaro

Qué bueno que hizo la aclaración el contador público, maestro en finanzas y ex presidente del Colegio de Contadores, al hablar sobre el endeudamiento en el que el ex gobernador Miguel Alonso Reyes dejó sumido al estado de Zacatecas: sus dichos los hizo a título personal y no como funcionario ni a nombre de la secretaría de Finanzas que hoy tripula.

¡Menos mal! Cualquier malpensado hubiera dicho que habría algo de rencor, o quizá hasta revancha de parte del alfil técnico-contable del Partido Verde, ése donde ahora las malas lenguas dicen que Miguel Alonso quiere pertenecer, con tal de conseguirse un boleto al Senado de la República. Sería una barbaridad, ¿no?

 

Coctel

Hoy arranca en Zacatecas, de manera oficial, la colecta nacional de la Cruz Roja, quizás uno de los eventos de recaudación más nobles que pueda haber, sobre todo para una institución que sobrevive en mucho de su operación gracias a las libres y voluntarias aportaciones de la ciudadanía en todo el territorio del país.

Pero lo más chistoso, dicen los chismosos a los que nadie les da gusto, es que el gobierno del estado la inicie ¡con un coctel de bienvenida! Y se preguntan si lo hacen para, aprovechando que se echarán unos traguitos, logran que los asistentes “aflojen” rápidamente las carteras. Ojalá no se les pasen las copas, no sea que vayan a necesitar… de la Cruz Roja.


Los comentarios están cerrados.