MARLENE LUNA | NTRZACATECAS.COM
MARLENE LUNA | NTRZACATECAS.COM

Fresnillo.- Los pocos habitantes que quedan en la comunidad Baños de Urite, vieron en sus aguas termales un potencial para promover el turismo ecoturístico y regresar a sus habitantes, que en su mayoría han migrado ante la falta de oportunidades; se lo plantearon a las autoridades municipales, que acudieron a realizar una revisión del lugar para concretar un proyecto, pero ya no regresaron.

El impulso del lugar, por sus aguas termales, permitiría revertir la crisis de migración que está dejando sola a la localidad, que anteriormente tenía alrededor de 300 habitantes, de los que sólo quedan 25.

En su mayoría son personas adultas; casi todos, han migrado a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades.

Leopoldo Martínez Vázquez, delegado de la localidad, explicó que los funcionarios se presentaron en junio de 2017, encabezados por el titular de la Dirección de Turismo, entonces Omar Berumen Félix, y ofreció apoyar la propuesta, pero todo quedó en palabras.

El presidente de participación social, Jesús Sierra Martínez, realizó el proyecto con el fin de apoyar a su comunidad, además de rescatar sus costumbres, pero todo intento de gestión fue en vano hasta ahora.

Junto con las autoridades del municipio, explicó Leopoldo Martínez, también acudió personal de Monumentos Coloniales y Zonas Típicas del Estado de Zacatecas, del Colegio de Arquitectos de Fresnillo, la empresa Indica y alumnos de la Universidad Autónoma de Durango campus Fresnillo (UAD).

El delegado recordó un poco de la historia de Urite, en cuyo lugar existía una hacienda de españoles que tuvo su apogeo en el siglo 19, quienes bajaban hasta los manantiales a bañarse, en el agua dulce y caliente que nace, pero con el tiempo este rico elemento natural se fue ensuciando, amén de la contaminación.

Sin oportunidades

La comunidad actualmente no tiene jardín de niños y la telesecundaria que había cerró por falta de estudiantes, pese a que se abrió con mucho sacrificio; sólo cuentan con la primaria 20 de Noviembre que les brinda educación a seis alumnos. Dos de ellos saldrán en este ciclo escolar pero ya están pensando irse de mojados.

Leopoldo Martínez Vázquez, delegado de la localidad, especificó que la mayoría de los jóvenes que quedan, salen a trabajar a la cabecera municipal de Fresnillo.

En el caso de las personas mayores, se dedican al trabajo del campo y el ganado y se apoyan también con los dólares que les envían sus familiares de Estados Unidos, quienes ya no regresaron a su terruño porque no tienen opciones de desarrollo.

Por la situación se planteó el proyecto ecoturístico, “(los funcionarios) nos ilusionaron, nos dijeron que iban a cercar para evitar que los animales entraran a este lugar y lo siguieran destruyendo, que se iba a reforestar el lugar, que iban a instalar asadores, bancas, juegos, mesas para que la gente venga a este lugar y traiga recursos a esta comunidad fantasma”, que queda a unos 65 kilómetros de la cabecera municipal.


Nuestros lectores comentan