Alberto Chiu
Alberto Chiu

Luego de que el pasado fin de semana la Coparmex presentara, a nivel nacional, su iniciativa llamada #VaNoVa, aquí en Zacatecas hizo lo propio el presidente del organismo empresarial Alejandro Enríquez Suárez del Real, y detalló a los medios de comunicación que el objetivo es ayudar “reducir” la posibilidad de elegir a los más malos candidatos. ¡Ufff! ¿Se podrá?

Tal como lo presentó nacionalmente la cúpula empresarial hace un par de días, se supone que de lo que se trata es de darle seguimiento puntual a cada una de las propuestas de cada candidato a la Presidencia de la República, señalar si coinciden (ellos, los empresarios) con dichas propuestas, o si de plano difieren de las mismas, para decirles si “Va” o “No Va” tal o cual propuesta.

Eso sí, se cuidaron mucho de especificar y aclarar que su coincidencia o discrepancia de las propuestas de los candidatos no significa, literalmente, que los estén respaldando o rechazando explícitamente, sino solamente que desde su punto de vista están de acuerdo y les gustaría tal propuesta, o en desacuerdo y la reprueban. Punto.

Ahora bien, sólo faltará esperar un ingrediente fundamental para que quizás la Coparmex pueda tener “carnita” con qué trabajar: que los candidatos presenten propuestas. Sí, porque lamentablemente nos han acostumbrado a escuchar tantos y tan sosos discursos mediáticos, cargados hasta el exceso de palabrería (demagogia) muchas veces insulsa y plagada de lugares comunes y citas inconexas, que encontrar una propuesta concreta de un político a menudo es más difícil que hallar una aguja en un pajar.

Pero bueno, aceptando sin conceder que los candidatos a la Presidencia presenten propuestas concretas y valorables, entonces habremos de esperar el otro ingrediente fundamental: que el análisis de la Coparmex sea rápido, objetivo, veraz, y que además se le dé la difusión necesaria para que no sólo sus agremiados lo conozcan, sino que esté al alcance de la población en general, tanto para que los aspirantes a dirigir este país se sometan al escrutinio de la ciudadanía, como para que la propia cámara empresarial se abra a la opinión pública sobre sus propias convicciones, algo que quizás no a todos guste.

¿Y no se podrá hacer algo similar para analizar las propuestas de todos los demás aspirantes a un cargo de elección popular en los próximos comicios? Es decir, someter al análisis –para decirles si “va” o “no va”– las propuestas de campaña de quienes quieren ser Senadores, Diputados Federales, Diputados locales o Presidentes Municipales. ¿Cuántos de todos estos aspirantes ya tienen listas sus propuestas? ¿Y qué tanto estamos dispuestos los ciudadanos a sentarnos al menos un rato a digerirlas para saber si se trata de buenas o malas propuestas?

Porque la verdad, es bastante cansado ya escuchar –una y otra vez– la respuesta más cómoda, comodina y conformista al momento de que le preguntan a alguien por quién votará: “por el menos malo…”. ¿Y cómo carambas votarán por tal aspirante, si no saben si es en realidad el menos malo? ¿Cómo sabrán los electores quién es mejor? Sólo a través del análisis concienzudo de las plataformas y proyectos de cada uno.

Sí, me parece que es buena la iniciativa de Coparmex. Pero creo que además debe ir acompañada de alguna iniciativa de “extensionismo empresarial” (si es que se puede acuñar el término y afinar la estrategia) que la haga extensiva a la población en general. Que busque fomentar en la ciudadanía el espíritu de análisis y crítica de sus políticos, que promueva el reconocimiento a la importancia de saber elegir en conciencia y no solamente escoger al “ahí se va”, no solamente poner a gobernar o a legislar al “menos peor”.

Eso implica también la formación de ciudadanía, y aunque quizá no sea uno de los objetivos de la empresa (como lo son el generar desarrollo y riqueza) sí creo que podría instalarse como parte de su responsabilidad social y civil, para coadyuvar a la mejor gobernabilidad del país, y a la mejor implementación de una verdadera democracia.


Nuestros lectores comentan

  1. Ezequiel García Mart´nez

    Buen día Alberto, tus artículos siempre mueven a la reflexión. Bien por la iniciativa de la COPARMEX, aunque no deberían ser los únicos con opinión de #VaNoVa, puesto que lo hacen desde un enfoque particular, ojalá mas organizaciones (civiles, de profesionistas, campesinas, obreras, etc.) los emularan y, agregar el elemento de “lo deseable vs lo posible” para partir de lo que existe estructural y jurídicamente, puesto que transformarlos será un proceso de por lo menos a mediano plazo; creo que hay que valorar lo que se llama “voluntad política” y la limitación que imponen los intereses creados y los compromisos políticos. Es un hecho que casi la totalidad de los mexicanos ya no queremos seguir las formas actuales de ejercer el poder. Tampoco nadie podrá hacer milagros. El recurso mas valioso que tiene el país y las instituciones, es el humano y quien logre la legitimidad, también tendrá el apoyo de las mayorías; cuando la población se suma a las acciones de gobierno, se avanza; o por lo menos no remar en sentido contrario, ya es ventaja.