FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

LOS ROLLOS DEL MAR MORIBUNDO (4) – En aquellos tiempos las cosas no eran tan diferentes como hoy. La prensa de la época hablaba de un cuate populista que quería que todos se amaran como si fueran hermanos. El tipo en cuestión, llamado Jesús, andaba por todos lados promoviendo el amor, el perdón y el voto a favor de sus candidatos, por lo que rápido fue vilipendiado y perseguido por sus ideas exóticas. Sucedió entonces que una mujer de nombre Margarita, vecina de Jericó, traía serios problemas porque su marido era muy borrachín, lo que le traía severas críticas de sus vecinos. Cuando el marido se ponía necio, gritaba palabrotas para que Margarita le llevara en chinga una jarra de vino del de buena calidad, porque cuando le llevaba del malo, se armaba la tremolina y los escándalos molestaban a los vecinos: “Ya callen a ese cabrón”, “Limosnero y con garrote el güey”, “Que se calle el borrachín”, y otras cosas que no me atrevo a reproducir. Margarita estaba, literalmente, hasta la madre del marido briago que la había tocado, por lo que decidió independizarse del yugo masculino, postulándose al cargo que cayera, el chiste era tener algún hueso para echárselo en cara al marido y que la respetara un poquito. En aquellos días, qué esperanzas que la mujer fuera respetada, nanay, era tratada peor que candidato priísta a la presidencia, todos la creían inferior, y si la hacía de tos, le daban sus guantadas o la mandaban lapidar, por el simple hecho de ejercer libremente su sexualidad. Así, la Márgara se paseó por toda la región en su aspiración a tener un huesito y vivir sin trabajar. Ahí conoció a muchas damas que tenían la misma idea. Y en una de esas conoció a María Magdalena. Esta mujer se hizo famosa por juntarse con Jesús de Nazareth, que como ya habíamos dicho líneas arriba, andaba por ahí predicando el amor y bla, bla, bla. Sobre la relación entre María Magdalena y Jesús no diremos nada por haber firmado un acuerdo de confidencialidad, además de que para chismes mejor lean a Paty Chamoy o algún programa de televisa. Pues bueno, el asunto es que Márgara andaba toda agüitada porque nadie la pelaba y la lana se acababa, pues el marido le entraba con fe al pisto en cuanta cantina se le ponía enfrente (se dice que en dos ocasiones se tomó las botellas de perfume de su mujer). Las deudas se acumulaban y, acostumbrada a una vida burguesa, nomás no le cuadraba vestirse en La Parisina o usar joyería de fantasía que salía en las cajas de cereal. “Ni madres, merezco abundancia”, gritaba como desquiciada mientras veía babear al marido. Total, de paseo por Belén, se encontró con María Magdalena. Ahí la Magdalena le presentó a Yisus y hablaron largo rato del amor y escucharon frases de Paulo Coelho que tanto le gustaban a Margarita (nunca dije que era muy inteligente, que conste). Le dijo a Yisus que pensaba poner una guardería que se llamaría ABC, a lo que le respondió que no se quemara, que mejor pensara en grande y mejor le tirara a gobernar.

“Uyyy qué esperanzas, en esta tierra de machos que una mujer gobierne está cabrón. Es más fácil que mi marido deje de pistiar o que usted convierta el agua en vino. Perdone esto último, capaz que mi marido lo escucha y se le pega como estampilla. Mejor que siga tragando el alcohol que le compro en la farmacia”. A lo que Yisus le respondió: “Mujer de poca fe, llegará un día en que las mujeres gobiernen en el mundo y se pongan al tú por tú con los hombres; los hombres atenderán el hogar y las mujeres llevarán el sustento; las mujeres les darán su chinga a los hombres y estos temerán a la mujer. Por lo pronto ahí te mando muchas firmas para que te inscribas como candidata”. Y la Márgara se registró, aunque muchas firmas fueron patito. Total, un pecadillo sin importancia en este país de grandes pecadores.

¡ESTA ES PALABRA DE LOS ROLLOS!


Nuestros lectores comentan

  1. Uta para todo en el vocablo de nuestro pinche país, tenemos que usar palabras Altisonantes…Ya estoy hasta la madre de que en todos los medios: radio, cine, tv, etc. se tengan que usar palabras vulgares para poder expresar un mensaje… Ya basta chihuahuas. Acaso creen que es necesario tener que escucharlas o leerlas para poder entender lo que nos quieren transmitir?
    por favor, ya paren con sus vulgaridades…

    • Rubén Cardona Murillo

      Real y triste. Pero más triste que desde los pubertos y jóvenes que “acuden” a un dizque plantel educativo, su léxico sea de veras vergonzoso. En la calle, en transporte público, en todos lados se escuchan su plabrotas y da pena que eso aprendan en la escuela (o es el mensaje); y lo peor: niñas dirigiéndose entre ellas y hasta para con sus novios, como si se tratara de varones con su”si wey”, “no wey”, se rebajaron a ser individuos y a ser tratadas por igual.