Catoliquísima

Algunos chismosos profesionales, aficionados a plataformas como el feisbuc, están escandalizados porque dicen que la doctora Cristina Rodríguez de Tello, presidente honorífica del DIF estatal, de plano ya se voló la barda y se puso en modo de “vocera religiosa” para criticar a gusto el famoso video de la “Niña Bien” que baila reggaetón en una iglesia.

Con una sola publicación en su feis, dicen, logró mandar al diablo la separación iglesia–estado, achacarle a “ya saben quién” el mote de “el otro mesías”, dar por hecho que es parte de su campaña política (aunque lo hayan desmentido), y de paso pontificar sobre moral y costumbres para sus fans católicos. Y no parece que sus comunicadores tengan ni ganas de contenerla…

 

Negociazo

Ciudadanos que han acudido en muy buen plan y con altas expectativas a la exposición que mantienen militares y marinos en la Unidad Deportiva Benito Juárez, de la capital, destilaron en este frasco de veneno que ahí alguien está haciendo un negociazo… y que no son ni los militares ni los marinos. ¿Luego?

Ah, pues al parecer son los agentes de vialidad que “cuidan” el lugar, pues dicen que aprovechan la ausencia de los conductores para llevarse con grúa los coches estacionados en la calle, argumentando violaciones al reglamento, y luego los dueños tienen que pagar multotas y acarreos. Traerán nuevos uniformes, pero las mañas son las mismas, viejas y apestosas.

 

Correlones

Se va, supuestamente con ganas de regresar, el presidente municipal de Jerez, Fernando Uc Jacobo, ¡justo cuando en su propia casa está empezando la fiesta! Quedó confirmado que el 30 de marzo deja las oficinas porque quiere reelegirse… y a ver cómo le va a quienes lo suplan justo cuando esté en pleno la cantinota… perdón, la Feria de Primavera 2018.

Pero con eso de que al parecer Jerez poco le importa a sus propias autoridades, ¡también la síndico municipal Yesenia Soriano, ya pidió chance de regresarse a trabajar en su escuela –en Monte Escobedo–, que al cabo sus asesores pueden con la chamba cuando se necesite! Según los chismosos, se van porque sospechan que aquello va a terminar mal…

 

Crucificado

Feo paquete, y peor papelón, es el que dicen que le tocó interpretar ahora a Nicolás Castañeda Tejeda, presidente estatal del Partido Encuentro Social, pues tiene que meterse de apaciguador entre las turbulentas aguas de Morena y el Partido del Trabajo, que ya se rompieron las medias en el pleito por las candidaturas.

Bonito chiste, dicen los chismosos, es que el contador tenga que andar pidiendo que se mantengan “unidos”, aunque la verdad es que si se rompe el tinglado de “Juntos Haremos Historia”, se le cae el negocio a Nico y a varios más. Habrá que recordarle, ya que corren estos tiempos, que “el que se mete a redentor, sale crucificado”.

 


Nuestros lectores comentan

  1. José Escobedo Domínguez

    NUNCA, QUE SE RECUERDE, HABÍA EXISTIDO UNA ESPOSA DE UN GOBERNADOR QUE LE DAÑARA TANTO CON SUS DICHOS, CHATS Y HABLADAS AL PROPIO GOBERNANTE…. LOS QUE NOS FORMAMOS EN LA VIDA INSTITUCIONAL, LE SUGERIMOS AL SR. ALEJANDRO TELLO, CON TODO EL RESPETO A SU INVESTIDURA, QUE ÉSTA MERECE RESPETARSE, PORQUE SE LA OTORGÓ EL VOTO DE LA CIUDADANÍA. Y NUNCA SERÁ BIEN VISTO QUE OTROS PROVOQUEN QUE SE LE FALTE AL RESPETO. MENOS SU PROPIA ESPOSA. YA BASTANTES PROBLEMAS TIENE EN SU FUNCIÓN EN ESTA ENTIDAD TAN DIFÍCIL DE POR SÍ, A LA QUE SE LA HAN SUMADO LOS PROBLEMAS QUE TODOS CONOCEMOS. OJALÁ ÉSTO SEA ENTENDIDO Y NO LE DESATE OTRA FURIA, COMO LAS QUE SE COMENTA TIENE LA SEÑORA.

  2. José Escobedo Domínguez

    Y QUE NO SE LE OCURRA REGAÑARNOS COMO SI FUÉRAMOS ESTUDIANTES DE SECUNDARIA. ESO SÓLO SE LO PERMITÍAMOS A JOSÉ RODRÍGUEZ ELÍAS. PERO ES QUE A ÉL SI LE QUEDABA. Y TODOS LO RESPETABAMOS; Y NOS QUERÍA Y LE QUERÍAMOS. NUNCA SEGUNDAS PARTES SERÁN BUENAS.

  3. De verdad da pena ver el comportamiento de esta señora. Lejos de ayudar a su marido lo hunde cada vez más y eso denota una ambición de poder que ni el propio gobernador tiene. Esta mujer ya se siente la próxima gobernadora haciendo política barata a su modo. Mucho cuidado con ella pues la ambición genera comportamientos enfermizos.