CLAUDIO MONTES DE OCA | NTRZACATECAS.COM
CLAUDIO MONTES DE OCA | NTRZACATECAS.COM

Invadida por un calor único y agradable, no sólo por lo soleado de sus días sino por el corazón de su gente, Mérida, la ciudad más grande y poblada de Yucatán, resulta ser destino para todos los gustos.

Los amantes de la historia, la cultura, las aventuras extremas, el romance, las compras, la playa y hasta la vida nocturna, encuentran en la Ciudad Blanca el sitio ideal que equilibra cada una de estas experiencias.

La aventura comienza desde el momento de arribar, al bajar del avión o del vehículo, donde inicia esa sensación de respirar tranquilidad.

El tránsito fluido y sus calles parejas van acorde al modo de vida donde se transmite la paz y la seguridad de las familias que habitan en esta urbe.

Pese a ser una enorme ciudad, el nivel de presión que tienen los yucatecos se percibe diferente, la gente avanza con quietud, siempre dispuesta a atender y brindar apoyo a quien lo solicite.

La humedad de la ciudad combinada con el calor permite liberar y relajar tensiones del cuerpo, y de inmediato sentir un ritmo diferente.

Es casi instantáneo percatarse del perfectamente identificable acento, que, casi sin excepción, tienen todos los yucatecos.

De pronto comienzan a verse las típicas guayaberas y las blusas bordadas que visten cómodamente.

Caminar por las calles del centro histórico se convierte en una experiencia llena de bastas sensaciones que combinan los aromas de restaurantes con los sabores de las sorbeterías, y colores de sus jardineras, todo rodeado por la belleza de su arquitectura.

La gastronomía especial y única de Yucatán es imperdible en un viaje que se realice a esta parte del país. La comida es tan basta y variada que resulta casi imposible degustar cada uno de los platillos.

Desde las tradicionales comidas en los mercados y plazas hasta la cocina de autor de elegantes y cosmopolitas restaurantes, cada platillo deja un buen sabor de boca.

La experiencia inicia desde el momento de entrar a cualquier lugar, pues de inmediato se perciben los aromas de la comida hecha a base de maíz, diversos tipos de carne, chile habanero, xcatic (chile güero), entre otros.

Más allá de la famosísima cochinita pibil, existe una amplia gama que permite satisfacer todos los gustos, como el relleno negro, nombrado así por su color característico de tizne del denominado recado negro. También se cuenta con la versión blanca de este platillo.

La sopa de lima es sin duda uno de los caldos más deliciosos de la gastronomía yucateca, con un sabor ácido que satisface el paladar y acaricia la garganta. Se sirve en platos hondos soperos.

Asimismo se sirven tortillas fritas se ofrecen en un platito aparte para que estén crujientes al momento de servirlas y den el toque especial al pollo que acompaña el caldo. La lista se amplía con el delicioso platillo que, por lo general, se come en temporada de Día de Muertos: pib.

Se trata de un platillo muy especial que sólo se elabora en esas fechas, su nombre es de origen maya y hace referencia al “pollo enterrado”, método tradicional de cocción que consiste en hacer un hueco en la tierra en el que se colocan piedras y maderas al fondo.

Hacer la lista de la gran variedad de alimentos que se encuentran en Mérida, resultaría una edición interminable, y más si se incluye la comida que encuentras en la puerto Progreso.

Receta para hacer una rica salsa yucateca

Ingredientes: 1 cebolla morada + 1 xcatic + 2 dientes de ajo + 2 chiles habaneros + 1 chile serrano (opcional) + 1 naranja agria + jugo de limón + sal al gusto + pimienta al gusto + un chorrito de aceite de oliva

Preparación: Primero se corta por la mitad la cebolla morada y se pone a tatemar en un comal, posteriormente se saca y se parte en cuadritos.

El xcatic, los dientes de ajo, los chiles habaneros y el chile serrano se machacan en molcajete. Posteriormente se agrega el jugo de limón y el jugo de naranja agria.

Se agrega sal y pimienta y un chorrito de aceite de oliva; finalmente se añaden los cuadritos de cebolla morada.

Mérida sí tiene playa

A tan sólo 20 minutos de la capital, se encuentra Progreso, una zona portuaria que cuenta con toda la belleza de las playas mexicanas en la tranquilidad de las aguas atlánticas.

El pueblo cuenta con una enorme variedad de restaurantes y actividades para realizar en la zona, lo que le da un valioso toque.

La playa se localiza en el Golfo de México, al noroeste del estado, a 36 kilómetros al norte de Mérida.

Progreso es base de una importante industria pesquera sin embargo también es una gran oportunidad para que la gente pueda disfrutar de las olas, la arena y relajarse al calor del sol o bajo la sombra de una palapa.

Un viaje al pasado: Zonas arqueológicas

Imposible hablar de Yucatán sin destacar la presencia de una de las Siete Maravillas del Mundo: la majestuosa Chichén Itzá.

A 128 kilómetros de Mérida, la ciudad maya más famosa del mundo deslumbra con una belleza que irradia energía.

El espectáculo nocturno es sin duda un producto turístico de clase mundial que brinda un viaje al pasado, donde cada visitante tiene la oportunidad de conocer a fondo la historia de los mayas y la prosperidad de esta cultura prehispánica.

La ciudad maya cuenta con instalaciones de primer nivel que garantizan una visita de calidad que vale cada minuto y dinero invertido.

Adentrarse en este majestuoso lugar da la oportunidad de sentirse orgulloso de la gran riqueza con la que cuenta México.

La imponente pirámide del templo de Kukulcán, es la carta de presentación de Chichén Itzá, con su poderosa magia que hará querer permanecer el mayor tiempo posible en este lugar.

Dzibilchaltún

Otra de las zonas arqueológicas más importantes es Dzibilchaltún, ciudad maya que se encuentra al norte de Mérida.

Dzibilchaltún es una palabra formada por cuatro vocablos mayas: dzib (escritura), il (locativo), chal (plano) y tun (piedra), que puede traducirse como “lugar donde hay escritura en las piedras planas”, de acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Se trata de un asentamiento que tiene una larga secuencia ocupacional desde el Preclásico Tardío hasta el Posclásico Tardío, por esta razón llegó a ser uno de los asentamientos más grandes de la costa norte de la península de Yucatán.

En el corazón de este asentamiento se encuentra un cenote en el que se puede ingresar para refrescarse.

Resalta por la cristalinidad de sus limpias aguas enmarcadas por la roca. Rodeado de árboles y naturaleza verde, es uno de los sitios arqueológicos más bellos de México.

 

Actividades para todos

Recorrer Mérida en guagua es una experiencia divertida desde el momento de abordar, pues desde el inicio los atentos guías turísticos se encargan de entretener y hacer sentir bien al turista.

Es una manera breve y práctica de recorrer esta enorme ciudad llena edificios y mansiones históricas.

No pueden faltar las bromas y las tradicionales bombas, que son parte de la identidad de los yucatecos.

 

Juego de pelota

Por las noches, el ayuntamiento ofrece una muestra del juego de pelota o pok ta pok, una recreación de la actividad deportiva y espiritual que realizaban los mayas para resolver algunos conflictos y ofrecer sacrificios a sus dioses.

¡BOMBA!

Linda flor de calabaza

linda flor de ixtabentún

no hay mujeres tan hermosas

como las de Dzidzantún

¡BOMBA!

Quisiera ser zapatito

que calza tu lindo pie,

para ver de vez en cuando

lo que el zapatito ve.

¡BOMBA!

Un pajarito volando

se introdujo en un convento

¡qué contentas las monjitas

con el pajarito adentro!

¡BOMBA!

Del cielo cayó un pañuelo

bordado con seda negra

aunque tu padre no quiera,

tu madre será mi suegra.


Los comentarios están cerrados.